jueves, 10 de diciembre de 2009

La sangre de Orlando


.....................................................................................
por José Alberto Álvarez Bravo

Periodista Independiente

Centro Informativo Cubano



10 de diciembre del 2009



Como a casi todo el presidio político cubano, al hermano Orlando Zapata Tamayo sólo lo conozco a través de la prensa plana del exilio. Esta gravosa carencia mía se ha visto compensada con el privilegio reciente de haber conocido, personalmente, a la madre de este oriental indómito, la señora Reina Luisa Tamayo Danger.


Resulta muy fácil entender la conducta bravía de Orlando, cuando se percibe la estirpe de esta cubana digna, heredera del patriótico desprendimiento de la paradigmática madre de los Maceo.



La sangre de Orlando, -que es también la de Reina- macula la camiseta que cubría su valeroso pecho cuando fue brutalmente golpeado, en un inútil intento de quebrar su espíritu de titán.




La sangre de Orlando fecundará la semilla de una nueva patria, donde la expresión “preso político” sólo se escuche, con recogimiento y pavor, en las lecciones de historia de Cuba; donde la frase “violación de los derechos humanos”, cometida por y en nombre del estado, suscite la incredulidad de las nuevas generaciones de cubanos; donde las prisiones castristas se conviertan en museos de la memoria histórica.


Cuando la longeva dinastía Castro sea sólo un mal recuerdo, el nombre de Orlando, junto al de otros miles de ejemplares compatriotas, ocupará un merecido sitial en el altar de la gloria.




Hasta tanto llegue ese día, centenares de hermanos nuestros languidecen en las cárceles del honor, sostenidos por la fe en el triunfo del amor sobre el odio, del perdón sobre la intolerancia, de la ternura sobre la imposición totalitaria.


La madre de Orlando ha puesto en mis manos, trémulas de ardor impotente, la ensangrentada camiseta de su hijo adorado; la he apretado contra mi corazón sobrecogido, y la sangre de Orlando ha sellado entre nosotros un tácito pacto de imperecedero amor a nuestra isla. Este obcecado luchador por la más santa de las causas, ha trocado en testimonio escrito el dogma sagrado de su amor a la libertad.



Estas son sus palabras:



Orlando Zapata Tamayo

Hora: 3: oo de la tarde

Ciudad de Holguín: 26/10/09



“Mi sangre al servicio de la libertad y la democracia de 11 millones de cubanos que al temor de expresarse por miedo hacer más encarcelados de los que están:

¡Vivan los Derechos Humanos!

¡Vivan las Damas de Blanco!”



Son terroristas.

Abajo Fidel y Raúl

50 años de dictadura.

Fidel y Raúl son asesinos

¡Viva la oposición interna!


¡Libertad para los presos políticos!


Camiseta del Preso Político y de conciencia Orlando Zapata Tamayo, quien fuera golpeado el día 26 de octubre del 2009, por la policía terrorista del dictador Fidel y Raúl:


Publicado por CDHD 2506

No hay comentarios:

Publicar un comentario