domingo, 25 de enero de 2015

CUBA EL TEMPLO DE LO ABSURDO.DONDE LOS LOCOS ENCIERRAN A LOS CUERDOS!!

Conozca a Cuba primero…y al extranjero después!

Así decían los ocambos que nunca pusieron un pie fuera de Cuba..y que murieron en Cuba sin viajar a ningún lado. Pero como los tiempos han cambiado…y como han cambiado! hay ciertas dudas que me asaltan..Bandidas que son las dudas!...a saber:

1)      Si  la misma constitución impuesta en Cuba dice claramente que un cubano que adopte otra nacionalidad, pierde automáticamente la nacionalidad cubana, entonces: Por que recorcholis los cubanos que ya adoptaron la nacionalidad de su país de residencia tienen que pagar un pasaporte cubano para viajar a Cuba…no se supone de acuerdo a la constitución que fue impuesta por obra y gracia del mago de la barba, que ya dejaron de ser cubanos?!

 

2)      Y esta pregunta me deja aun más “asaltado”, pero se relaciona con la primera: Como demonios un cubano que nunca a ha salido de Cuba se puede hacer ciudadano español… Y NO PERDER LA CIUDADANIA CUBANA?? Siempre de acuerdo a la famosa constitución.

Alguien tiene alguna prostituta idea, mas allá de la obvia de que los Castro se defecan en todos y en todo?



http://refranescubanos.blogspot.de/

Llegaron las papas al barco Ruso

http://lasantanilla.blogspot.de/


Llegaron las papas al barco Ruso


















Llego  el Buque   CCB-175 “Víctor Leonov” perteneciente a la flota del Mar del Norte. Fue recibido en la tarde del martes  por altos oficiales de la marina de guerra revolucionaria MGR.
Minutos después entró una rastra llena de sacos de papas para ser  descargada  por los marinos rusos. 
La policía acordonó la zona evitando que los capitalinos se acercaran demasiado, no se pudo precisar  si para proteger el barco o las papas.
La papa  esta desparecida del mercado cubano, cuando aparece   puede costar una libra  veinticinco pesos, moneda nacional.  El saco  se vende a veinte pesos, moneda convertible.   
El “Víctor Leonov”  construido en el año 1988 tiene una  eslora (largo) de 91,5 metros y 14,5 de ancho. Lleva una tripulación de 200 marineros. Está  destinado para realizar  labores de inteligencia. Al parecer está  trabajando en  el área del Caribe, porque es la cuarta vez que nos visita.
Rusia posee cinco flotas: La del Norte, Flota del Pacifico, Flota del Mar Negro, Flota del Báltico y la Flota del Mar Caspio. La del Norte es la más poderosa, porque tiene el mayor número de  barcos y submarinos de propulsión nuclear. El jefe de la armada  se nombra, Almirante Vladimir Masorin.
  
Por Mario Hechavarria Driggs, periodista independiente






Jineteras unidas..jamas seran vencidas!!Preparándose para la llegada de los "enemigos del norte".





Los Zapaticos de Rosa (Versión 2007)

Hay sol bueno y no hay espuma
ni jabón para lavar,
y Pilar quiere comprar
en la "shopping" con un yuma .

Vaya mi niña divina,
dice el padre y le da un peso.
¿Papá, y qué hago con eso?,
si no es "fula" no camina.

Yo voy con mi niña hermosa,
pues todavía estoy "buena,"
"jineteamos" en la arena
y resolvemos mil cosas.

Y se fueron las dos luego
por la calle veintitrés.
La madre ligó un gallego,
y Pilar ligó un francés.

Está la playa muy linda,
¡Cómo roban en la playa!
Le robaron la toalla
a la "jinetera" Florinda.
Y a la pobre Magdalena,
con tres meses de embarazo,
le metieron un trancazo
pa' robarle la cadena.

Está Alberto, el militar,
que trabaja con "Gaviota,"
y le huye a la poca cuota
echando un bote a la mar.

Pilar corre a su mamá:
-Mama se formó el "despelote,"
déjame irme en un bote,
yo te reclamaré desde alla.

Esta niña caprichosa,
¿le diré que no o que sí?
Anda y me escribes de allí
y me mandas muchas cosas.

Bien sabe la madre hermosa
que aquí hay que "jinetear,"
-Y si no te dejo ir, Pilar,
¿quién me manda a mí las cosas?

Y dice una mariposa
que la vio al bote montar:
¡Ahora sí vas a comprar
los zapaticos de rosa!

Autor: Anónimo

Open Cuba: Canadá y la chambelona cubana

https://adriboschmagazine.wordpress.com


Open Cuba: Canadá y la chambelona cubana





Canadá nunca rompió relaciones con Cuba, ¿lo sabía usted? Un primer ministro canadiense, Pierre Trudeau, fue el primer jefe de gobierno de las naciones occidentales que visitó La Habana, y estrechó la mano de Castro. [Entre paréntesis: hoy sufrimos un retoño de aquel en el Parlamento Canadiense, con las mismas teorías comunistoides. La historia se repite dos veces, la segunda como una burla a la inteligencia, casi siempre]. Hombres de negocios canadienses fueron de los primeros que establecieron relaciones comerciales con la dictadura.
Puede que muchos desconozcan esto. Otros se los callan, a conveniencia.
Resultado de la historia. Castro nunca ha pronunciado públicamente ninguna de estas oraciones que acabo de escribir. Lo que prueba que le interesa mucho México, que hizo mucho menos, y desprecia a Canadá, quizás porque políticamente el gobierno canadiense ha expresado, algunas veces, unas tibias reservas con el gobierno de La Habana, le ha hecho críticas a sus políticas discriminatorias y a las violaciones de los derechos humanos en la isla.
La embajada canadiense ofrece, a cambio de las balsas hacia Miami, una vía más segura: el programa de emigración de profesionales y personal calificado. No tiene, sin embargo, ninguna “Ley de Ajuste Cubano”. Los emigrados aquí todos tenemos los mismos derechos y oportunidades, en  igualdad con el resto de los que emigran de todas partes del mundo.
Al menos, muy bien eso último.
En política exterior Canadá practica eso de “vivir y dejar vivir”… hasta que la cosa se calienta demasiado y la barbarie llega a grados de Libia o Egipto, entonces los primeros ministros adoptan la cara de marañón y levantan el dedo.
En la isla, los negociantes canadienses practican con asiduidad lo que sus colegas de otros países hacen diariamente. Pagan el diezmo miserable por debajo de la mesa a sus empleados cubanos, mientras sonríen hipócritamente por encima de la mesa al empleador socialista, pagándole la renta de estadia en el negocio conjunto. Es una práctica que todo el mundo conoce en La Habana.
Incluido los impugnados en “delitos de corrupción”.
Hablando de delitos, y de corruptelas que todos en ese país conocen, practican y saludan en privado. Desde los más altos niveles hasta el simple empleado de un hotel con gestión extranjera, pasando por los petro-cubanos en los lugares semi-administrados por las firmas canadienses en Varadero.
Hay una excepción a esta corruptela: los que ya tienen la mano metida en el bolsillo financiero de Cuba. Esos no necesitan nada más. Son dueños de los “caballitos”, bancos y loterías personales. Lo que hacen es repartir la corruptela entre los otros… elegidos a dedos y fidelidad de silencio.
De vez en vez, sin embargo, salta un “perico” en los negocios bilaterales entre Canadá y Cuba. Como es el caso de Vahe Cy Tokmakjian, que no es el primero, por cierto. Ni será el último.
Pero el “socio cubano” se hizo demasiado visible, al parecer, con los diezmos, o quizás no salpicó mucho a las alturas, o a lo mejor, como muchos conjeturan, hizo denuncias de extorsiones demasiado evidentes. De alguna forma Tokmakjian se hizo “insoportable” al gobierno cubano. La visibilidad del escándalo es algo que los dueños de los bolsillos socialistas no admiten.
Suerte de de Ochoa canadiense este Tokmakjian. Gambito de cambio, para limpiar expedientes locales.
De todas formas, la política canadiense bordea mucho la hipocresía, cierra mucho los ojos a la evidencia, y calla mientras sea necesario para cubrir las apariencias y proteger a los inversores canadienses en la isla. Cuba es, además, la playa tropicalista de Canadá. El hotel de veraneo de Toronto y Quebec. El tabaco de Vancouver y la mulata de Calgary y las praderas.
Las nalgas socialistas de Cuba distraen demasiado los ojos de los primeros ministros. Alguna pregunta me asalta, sin embargo.
¿Habrá que esperar por un PM abiertamente gay para que esto desaparezca, o será alguna otra cosa entonces?
Lo cierto es que Canadá, y su política exterior hacia elementos antidemocráticos en la sociedad de naciones como Cuba, tiene muchas coincidencias, por ejemplo, con lo que recientemente dijo Dilma Rousseff.
Respetan dictaduras y democracias. Se hacen de ojos ciegos mientras la sangre no llega al río y todo se convierte en un gran escándalo publicitario. Pero, para desgracia cubana, Cuba no es Libia y no tenemos a un blogger local que invite a levantarse a una población hace mucho tiempo dormida o escapada.
De alguna forma ese “respeto a  democracia y dictaduras”, que es en realidad respeto al atropello mas que a la tolerancia, es lo que piden algunos emigrados cubanos. ¡Que dejen vivir al gato!
En 56 años hemos aprendido a convivir con el atropello, la vigilancia, la boca cerrada, el silencio y el oportunismo, en vez de terminar con esas ideologías del despojo.
¡Bienvenida la dictadura en este mundo DictaBlando!
¿No es así?
Pero retornando al asunto en cuestión: el bochornoso comportamiento del veraneante tropicalista del norte. La política canadiense la venimos apreciando desde el mismo 1959. Desde entonces nada ha cambiado. No se acabará. No son los cubanos, ni ese gobierno, ni ninguna revolución la que ha “vencido” al embargo. Han sido los socios occidentales de Estados Unidos, Canadá incluido, quienes lo han hecho por los nativos isleños.
Por desgracia estas verdades se esconden en mucha hipocresía del intelecto, mucha ignorancia del periodismo y mucho oportunismo de la izquierda.
La chambelona cubana no dejará de ser apreciada por la melosa lengüetada canadiense. La nieve no sólo enfría el cerebro, también reclama la nostalgia tropical que nos trae el sol de Cuba, las arenas doradas y un paisaje montañoso de nalgas en un ensueño caribeño. Y así ningún político en Ottawa se le ocurrirá mencionar cerrar las puertas del hotel de invierno a su electorado, so pena de acabar de perder su asiento en el Parlamento.

LAS “EXIGENCIAS” DE CUBA A ESTADOS UNIDOS .POR ADRI BOSCH






LAS “EXIGENCIAS” DE CUBA A ESTADOS UNIDOS .

Un despacho del oficialista diario Granma da cuenta de las demandas que el régimen cubano ha puesto a Estados Unidos para discutir las nuevas relaciones bilaterales.El libelo cita una fuente anónima del Ministerio de Relaciones Exteriores en la isla, que precisó que aunque no pretenden resolverlo todo “en una sola reunión”, hay temas pendientes que impiden el avance de las negociaciones y otros nuevos que salen a relucir como la eliminación del programa de Estados Unidos que ampara a los médicos cubanos desertores y el reclamo de incluir a las ONGs oficialistas como parte de la sociedad civil cubana que recibiría ayuda de EEUU.
La Habana pide:
1- La eliminación de la Ley de Ajuste Cubano. Con la derogación de la conocida ley, los funcionarios cubanos exigirán también que cese la preferencia para los que arriben a costas cubanas con la pretensión del salvoconducto de “pies secos-pies mojados”.
2- Fin del programa que ayuda a los médicos desertores cubanos​​, establecida en el año 2006 por el expresidente George W. Bush.
3- El levantamiento del embargo comercial que EEUU mantiene a Cuba desde 1963.
4- Las compensaciones por daños y perjuicios causados por “una política que ha estado en vigor por más de 50 años”.
5- La apertura de embajadas oficiales en ambas capitales:Washington y La Habana, y que las mismas se basen en “los principios del derecho internacional”.
6- La eliminación de Cuba de la lista de estados patrocinadores del terrorismointernacional. Un funcionario del MINREX citado por Reuters explicó: “No concebimos un restablecimiento de relaciones diplomáticas mientras Cuba continúe incluida en la lista de estados auspiciadores o patrocinadores de terrorismo internacional”.
7- El reconocimiento de las ONGs oficialistas, como parte del entramado de la sociedad civil que Estados Unidos quiere potenciar dentro de Cuba. La fuente citada por Granma alude a que “se reúnan con las organizaciones reconocidas que conforman una vibrante sociedad civil en Cuba”
Tomado de Diario de las américas
Pregunto?
  • Llamar a un Plebiscito,que quiere el pueblo de Cuba
  • Llamado a elecciones ?
  • Apertura a la Democracia
  • Presos politicos
  • Libre transito y salida de Cuba
  • Recuperación de propiedades de cubanos y extranjeros ,expropiadas en 1960

El Regimen de los Castro exige no negocia 

Opinión: ¿Revolución? No, gracias.Kommentar: Revolution? Nein, danke!

Opinión: ¿Revolución? No, gracias

A pesar de que planea retomar las relaciones diplomáticas con EE. UU., en Cuba la guerra fría no parece haber terminado todavía, opina Astrid Prange.
Ante las históricas negociaciones para la reanudación de las relaciones diplomáticas entre Cuba y EE. UU., La Habana pisa el freno y empiezan a sonar señales de alarma. ¿Qué actitud puede tomar el gobierno de Raúl Castro en un momento en el que la política revolucionaria de Barack Obama parece poner en duda los logros de la Revolución Cubana?

Astrid Prange, de Deutsche Welle.
Lucha por el poder y herencia revolucionaria
Astrid Prange, de Deutsche Welle.














Cuba teme perder a su enemigo número uno, y por buenas razones. Después de todo, la enemistad entre EE. UU. y Cuba es uno de los pilares sobre los que se apoya y legitima la dictadura socialista. Sin la campaña contra el “imperialismo estadounidense” resultaría difícil argumentar por qué en Cuba solo existe un partido político. Sin el embargo no habría justificación posible para el desabastecimiento y el fracaso económico. Es por eso que la “vieja guardia” de la revolución cubana no quiere saber nada acerca de una “normalización” de las relaciones con el país del norte. Ya al comienzo de las negociaciones, un portavoz del Ministerio cubano de Relaciones Exteriores dijo, a sabiendas, que la reanudación de las relaciones diplomáticas no significa de ningún modo lo mismo que una normalización de las relaciones.
Tras más de 50 años de socialismo, el gobierno de La Habana no puede ni quiere tirar sus principios por la borda sin cuestionarse a sí miso. Para el régimen de los Castro, lo más importante es mantenerse en el poder, y para Obama, todo gira alrededor de intereses económicos y éxitos en política exterior. Retomar las relaciones diplomáticas es, debido a eso, atractivo para ambos países, aunque por diferentes motivos.
El gobierno de La Habana bien puede apuntarse un tanto a nivel político, ya que logró que Washington hiciera más concesiones de las que Cuba misma estaba dispuesta a hacer. Así, losfamiliares de ciudadanos cubanos que viven en EE. UU. pueden, gracias al amable permiso de Obama, enviar más dólares a la isla. Y la cantidad de estadounidenses que visitan Cuba, el último bastión del socialismo, seguramente aumentará gracias a facilidades en los trámites de visado y a nuevas conexiones aéreas.
La dependencia de Cuba de las transferencias de dinero de EE. UU. es una de las varias contradicciones de la relación simbiótica entre ambos países. También el abastecimiento de alimentos para la población cubana no sería posible sin la ayuda de sus vecinos del norte, ya que EE. UU. es, a pesar del embargo, el principal proveedor de productos alimenticios importados y, por tanto, el cuarto mayor socio de la isla.
Votación con los pies
En la práctica, la normalización de las relaciones ya hace tiempo está en marcha. Gracias a internet, los fans cubanos pueden alentar a sus ídolos de la liga de baseball estadounidense, saben qué tendencias están de moda en Miami. Cerca de dos millones de cubanos viven actualmente en EE. UU. Debido a las facilidades de visado introducidas en 2013 llegan a ese país cerca de 50.000 “refugiados” cubanos más cada año.
Por lo tanto, al régimen de Castro no le queda demasiado tiempo para rescatar las conquistas de la revolución y transportarlas hacia una nueva era. Lo paradójico es que para los antiguos revolucionarios de La Habana las revueltas políticas y los movimientos en pro de la liberación son una verdadera pesadilla. Por eso no sorprende que Cuba haga todo lo posible para aplazar durante el mayor tiempo posible la normalización de las relaciones con EE. UU.

DW RECOMIENDA

  • Fecha 23.01.2015
  • Autor Astrid Prange (CP/ ERS)

AUF DEUTSCH:

 Kommentar: Revolution? Nein, danke!

 In Havanna steht die Mauer noch. Trotz der angestrebten Aufnahme diplomatischer Beziehungen zwischen Kuba und den USA ist der Kalte Krieg auf der Insel noch lange nicht vorbei, meint Astrid Prange. Havanna tritt auf die Bremse. Angesichts der historischen Verhandlungen über die Wiederaufnahme diplomatischer Beziehungen zwischen Kuba und den USA läuten auf der Karibik-Insel die Alarmglocken. Was tun, wenn die revolutionäre Kuba-Politik von US-Präsident Obama die Errungenschaften der Revolution in Frage stellt? Kuba bangt um sein Feindbild. Und dies aus gutem Grund. Schließlich gehört die Feindschaft mit den USA zu den Grundpfeilern der Legitimation der sozialistischen Diktatur. Ohne den Feldzug gegen "amerikanischen Imperialismus" wäre es schwer zu begründen, warum es in Kuba nur eine Partei geben darf. Ohne Embargo gäbe es keine Entschuldigung für Mangelwirtschaft und finanziellen Offenbarungseid. Von einer "Normalisierung" ihrer politischen Beziehungen zu den USA will Havannas alte Revolutionsgarde deshalb nichts wissen. Schon zu Beginn der Verhandlungen hatte ein Sprecher des kubanischen Außenministeriums wohlweißlich darauf hingewiesen, dass die Aufnahme diplomatischer Beziehungen keineswegs mit deren Normalisierung gleichgesetzt werden dürfte. Nach dem Ende der ersten Gesprächsrunde ist die Ernüchterung noch größer: Die Delegationen konnten sich noch nicht einmal auf einen Zeitplan für die Aufnahme diplomatischer Beziehungen einigen Ein genauer Termin für die geplante Eröffnung von regulären Botschaften in Washington und Havanna steht nicht fest. Machtkampf um das revolutionäre Erbe Nach mehr als 50 Jahren Sozialismus kann und will Havanna seine ideologischen Prinzipien nicht über Bord werfen, ohne sich selbst in Frage zu stellen. Für das Castro-Regime geht es um den Machterhalt, für US-Präsident Obama um wirtschaftliche Interessen und außenpolitische Erfolge. Die Aufnahme diplomatischer Beziehungen ist somit für beide Länder attraktiv, wenn auch aus unterschiedlichen Gründen. Deutsche Welle Astrid Prange De Oliveira DW-Redakteurin Astrid Prange Die Regierung in Havanna kann das bisherige Ergebnis als politischen Sieg verbuchen, denn sie hat Washington mehr Zugeständnisse abgerungen, als sie selbst bereit war zu geben. So können die kubanischen Verwandten in den USA nun mit Obamas freundlicher Genehmigung mehr Dollars auf die Insel schicken. Und die Zahl der US-Amerikaner, die Kuba als letzten Hort des Sozialismus erkunden wollen, wird dank Reiseerleichterungen und neuer Flugverbindungen vermutlich in den kommenden Jahren ansteigen. Kubas Abhängigkeit von Finanztransfers aus dem Feindesland gehört zu den zahlreichen Widersprüchen des symbiotischen Verhältnisses der beiden Länder. Auch die Versorgung der kubanischen Bevölkerung mit Nahrungsmitteln ist ohne die Hilfe aus dem Norden nicht möglich, denn die USA sind trotz Handelsembargo Hauptlieferant der Lebensmittelimporte und dadurch viertgrößter Handelspartner der Insel. Abstimmung mit den Füßen In der Praxis ist die Normalisierung der Beziehungen also schon in vollem Gang. Dank Internet fiebern kubanische Fans ihren Idolen in der US-Baseball-Liga zu und wissen, welche Marken in Miami angesagt sind. Rund zwei Millionen Kubaner leben mittlerweile in den USA, dank der 2013 eingeführten Reiseerleichterungen kommen jedes Jahr rund 50.000 "Republik-Flüchtlinge" hinzu. Für das Castro-Regime bleibt also nicht mehr viel Zeit, um die Errungenschaften der Revolution in das neue Zeitalter hinüberzuretten. Es ist paradox: Für die Alt-Revolutionäre in Havanna sind politische Unruhen und Befreiungsbewegungen eine echte Horrorvorstellung. Es ist deshalb nicht überraschend, wenn Kuba bei den Verhandlungen alles daran gesetzt hat, eine Normalisierung der Beziehungen zu den USA so lange wie möglich hinauszuzögern.