domingo, 17 de julio de 2011

¿Por qué le temen a nuestros encuentros?.Por Antunez




Desde que se fundó el Frente Nacional de Resistencia Cívica y Desobediencia Civil Orlando Zapata Tamayo y con el consiguiente acrecentamiento de las acciones públicas en las calles, parece que la dictadura castrista se ha propuesto abortar a como dé lugar cualquier encuentro de opositores en mi casa. No hace mucho, exactamente el 9 de mayo pasado, varios integrantes de la resistencia interna como Adriano Castañeda Meneses, Guillermo del Sol Pérez, así como Librado Linares García y Raúl Luís Risco Pérez fueron arrestados a apenas unos metros de mi casa cuando intentaban participar en una importante reunión asambleísta. En esa oportunidad del violento y grosero arresto y como en tantas otras oportunidades, un aparatoso y descomunal operativo de fuerzas combinadas de la represiva nacional y política le daba un tinte azul y verde olivo a las esquinas y cercanías de mi vivienda vedando el paso a peatones y autos y pidiendo identificación a la ciudadanía a diestra y siniestra.

Días después, el 2 de junio, idéntica situación, nos reuniríamos para tres objetivos básicos: 1- Ultimar los detalles de la pronta Marcha Nacional por la Libertad Boitely Zapata Viven. 2- Recibir la importante conferencia sobre Lucha Cívica que impartiría el intelectual expreso político Librado Linares García. 3- El encuentro la noche antes de varios directivos del Frente con el propósito de trazar y concertar acciones y estrategias de la lucha civilista a escala nacional.

De nuevo y desde horas antes de la reunión las órdenes de los comisarios de la seguridad del estado fueron precisas: “Nadie puede llegar a casa de Antúnez, desvíen todos los carros, máquinas, incluso bicicletas y todo el que huela a ajo le piden carnet de identidad.” En esta última ocasión mostraron mucho más miedo que antes: Las patrullas y el grueso del operativo, lo colocaron en vez de cómo siempre en las esquinas, lo hicieron a dos cuadras antes a la redonda , todo con el propósito de evitar que nuestras cámaras pudieran filmar los arrestos y tan ridículo papelazo. Aun así, en tempranas horas de la mañana Librado burló el cerco y penetró en la casa; otros tuvieron mucha menos suerte. Los hermanos de Palma Soriano previendo el arresto llegaron dos días antes. La misma noche una máquina de alquiler rompía el cerco con Ángel Moya y horas antes arribaban Sara Marta Fonseca y su esposo Julio, así como Velázquez Toranzo de las Tunas.

A las cuatro de la mañana, me dice por el celular Yoan David González Milanet, que está en zona, que solo ve patrullas y guardias, pero me alerta que esperara que amanezca para intentar romper el operativo. De nuevo Raúl Luis Risco Pérez es arrestado a escasos metros de mi casa y deportado a su natal Pinar del Rió. Los expresos políticos Iván Hernández Carrillo y Félix Navarro son también interceptados intentando llegar. La unidad policial de Placetas no da abasto para tantos arrestos y desde arriba no cesan los insultos a los mequetrefes que en las esquinas se entretienen o se quejan cada vez que alguien rompe el cerco. Pronto supimos que el corajudo Rolando Rodríguez Lobaina es bajado como un delincuente común por quienes así se comportan de un ómnibus a su paso por la ciudad de Camagüey. Al igual que Risco Pérez vuelven a ser arrestados el predicador cristiano Guillermo del Sol y Frank Reyes López y deportados a la ciudad de Santa Clara. Pero a pesar del asedio y al ambiente represivo y escalada de arrestos comenzamos la actividad al filo de las 10 de la mañana: Linares García nos imparte un esbozo de lucha cívica que impresiona a todos por su importancia y aplicación, en ello sonó mi celular:– “Me arrestaron y me dejaron botado en el kilómetro 259 dela Autopista Nacional; estoy aquí con solo 3 pesos en el bolsillo debajo de un torrencial aguacero, esta gente no tienen escrúpulo ante mi condición de impedido físico, que me falta una pierna”, me decía ese gran patriota camagüeyano de nombre Yoan David González Milanes, el opositor más corajudo y contestatario de la región agramontina.

Algunos de nuestros compatriotas no acudieron a la cita por un error mío de coordinación al confundir la fecha del encuentro con el día 5, fueron los casos de nuestros hermanos espirituanos, cienfuegueros y santaclareños. No obstante a la represión, al día siguiente desde Saguala Grandenos honraban con su presencia los compatriotas de esa populosa ciudad del litoral norte villaclareño, así como el emblemático cienfueguero Ricardo Pupo Sierra, Rene Fernández Quiroga de Santa Cruz del Sur, con su asombrosa persistencia regreso a mi casa después de haber sido arrestado y deportado la mañana del 25. Con todos ellos y el palmero Reinaldo Rodríguez, que al llegar a Placetas y viendo la imposibilidad de romper el cerco permaneció oculto hasta después de levantado el operativo, dimos otro encuentro de trabajo en el que tuvimos a bien poner al tanto de los ausentes en la reunión anterior lo tratado.

Después de estos encuentros la oposición está más fuerte y unida.

Me imagino como se sentirán las Pesistas, los Clavos de Línea, los Carlos Fidel, los Héctor de la Fe. ¿Qué les ordenaran ahora que digan o calumnien a sus agentotes Serpa Maceira o a los Carlos Valhuerdi Obregón o que otro guión les darán? Los hechos hablan por si solos, lo contrario es falacia e intentos inútiles de fraccionar nuestras filas.
¡Ah, y como aclaración este articulo lo estoy enviando desde el salón de Internet de la SINA donde sigo entrando bajo mi condición de lista VIP, es decir lo que algunos llaman pase abierto o lista fija! Es decir que no es como al mequetrefe señor Carlos Valhuerdi le han orientado divulgar, pues a mí no se me ha negado, ni se me niega entrar allí.