miércoles, 8 de enero de 2014

LA AHIJADA DE GABRIEL ASTENGO, EL PRODUCTO MAS EXPORTADO DE LOS CASTROS






Hace 18 horas 

El mejor "producto" creado y vendido, pero, además, impuesto, de los últimos 15 años, ataca verbalmente al periodista independiente cubano Luis Cino, quien jugara un rol determinante en la revelación al Mundo de cuanto sucedía en Cuba durante la Primavera Negra.

"Les tengo que confesar que no me tomó por sorpresa que Yoani Sánchez –no la voy a llamar escritora ni periodista, que no es ninguna de las dos cosas, a ver si todo queda claro y la farsa y la falacia son llamadas por lo que son- hiciera una llamada amenazante desde Holanda, en tono descompuesto a mi amigo Luis Cino, un par de días después que él publicara su artículo Para evitar confusiones en su magnífico blog personal, El Círculo Cínico.

Como soy amigo de Luis no le pido permiso para defenderlo, ya que es mi deber hacerlo y no le pido tampoco permiso para publicar esta opinión, que es muy personalmente mía. Creo que debo aclarar algunas cosas, la primera que Luis Cino tiene todo el derecho del mundo a publicar lo que le venga en ganas, en el medio que le parezca, y sobre todo, en el medio que el gestiona, como es el semanario Primavera Digital, su blog el Circulo Cínico, los blogs de sus amigos, los medios de prensa que decidan que su material es digno de publicación, y donde se le antoje. Yoani Sánchez, tiene el derecho a réplica, y el derecho a escribir lo que le parezca y a publicar lo que estime conveniente en los medios que controla ella, y en los periódicos que publican sus columnas. Pero no tiene el menor derecho a llamar a un periodista independiente –o será que no sabe lo que significa independiente- y tratar de intimidarlo, menos de hablarle de manera descompuesta, y aun menos, de sugerir que algo le puede suceder –y eso da risa, si no fuera trágico- por llevarle la contraria, expresar su opinión, y no escribir loas acerca de su persona. No, señora Sánchez, el periodista independiente, tal como indica esa condición, Luis Cino puede publicar lo que le venga en ganas. Y usted puede rebatirlo, como una periodista civilizada que dice ser. Lo de periodista sabemos que no lo es, lo de civilizada lo acaba de poner usted misma en veremos.

A ver si con este peripatético andar por el mundo (el mataburros es su mejor amigo, o será Google, usted que es tan tecnológica y tan freaky de las computadoras, asi que busque la palabra peripatético, que no es una ofensa) aprende usted, señora Sánchez, un poco de lo que significa la democracia, lo que significa la libertad de expresión y sobre todo, de que sus derechos pueden yuxtaponerse con los derechos ajenos, pero que sus derechos jamás pueden suplantar los derechos ajenos ni mucho menos puede usted pisotear los derechos ajenos por mucha fama y horas de vuelo que haya acumulado. También trate de aprender otra cosa, usted no representa a nadie mas que a si misma y a quienes la hayan elegido por votación legal para representarles. Por tanto, dudo mucho que usted represente al periodista y escritor –que si lo es- Luis Cino y además, estoy muy seguro de que usted a mi no me representa tampoco.

Me encantaría saber que diría la Sociedad Internacional de Prensa de la cual es usted vicepresidente. No creo que ellos tengan una posición que apoye la censura, las amenazas, el amordazamiento y menos aun los intentos de intimidación a periodistas.

Me pregunto también que tipo de democracia representa usted, con esas actitudes. Y me permito recordarle que cuando usted no quería saber nada de nada, en medio de la primavera negra, el periodista y escritor Luis Cino estaba informando al mundo de lo que sucedía en Cuba y de cómo se perseguía a personas que no hacían mas que expresar sus opiniones. Claro, al periodista Cino jamás se le ocurrió exigir a ninguna de estas personas un auto de fe, ni que sus opiniones fuesen concurrentes con las suyas propias. Usted, al parecer, cree tener un derecho extra, un derecho que no se si es feudal o dictatorial, pero si se que tiene ese mal creído derecho un tufo totalitario bastante desagradable. También me gustaría recordarle y mencionar en público que no es la primera vez que censura usted a alguien de ese modo: ya trató de eliminar el blog del periodista independiente –que si lo es, las dos cosas- Iván García. En aquella ocasión no pudo usted lograrlo, se que lo intentará de nuevo, desde posiciones de fuerza, desde el poder que increíblemente le han concedido sin conocerla.

Por otra parte, le aclaro nuevamente, que escribo esto de motu propio, que los señores Cino y García (que señores son, no le quede a usted duda) no me han hecho ningún encargo al respecto. Y dicho esto, también le digo que no se moleste en ofrecer una disculpa, que se que no puede usted, desde ese ego que tiene y desde la altura del pedestal donde la han subido. Espero también que usted este convencida de su propia grandeza –aunque su actitud con el periodista y escritor Luis Cino demuestra que no hay tal, que esa condición es inexistente. Y también, me alegro que muchos la consideren un ídolo. Solo asegúrese de no tener pies de barro. Ni tejado de vidrio."

Charlie Bravo.

(Tomado del Blog de Zoè Valdés)










Escritos del periodista independiente cubano Iván García Quintero y varias de sus amistades, dentro y fuera de Cuba.






La democracia es como un cuento con final feliz. De escuchar tanto los términos libertad de expresión, asociación y poderes tripartitos, las personas racionales apostamos por esa vía como un camino viable en la Cuba futura.

La bloguera Yoani Sánchez también cree en la democracia. En su gira de 80 días por varios países, constantemente repite un discurso pro democrático. Lo apoyo.

De abril de 2007 a la fecha, Sánchez se ha convertido en una de las caras más visibles de la disidencia local. Ha colocado a la isla en cintillos de la prensa internacional. Loable.

Dice -y repite- que los cubanos debemos aprender a aceptar criterios diferentes. La aplaudo. Pero a la vez pregunto, ¿acepta Yoani Sánchez a quienes no comparten todos sus criterios?

Creo que no. A mediados o fines de 2010, no puedo precisar la fecha exacta porque no fui avisado, mi blog Desde La Habana fue expulsado de la plataforma Voces Cubanas, de la cual había sido fundador en enero de 2009.

Al parecer, el motivo habría sido porque mi madre, la periodista Tania Quintero, escribía textos que a Yoani -o a su esposo, Reinaldo Escobar- no les gustaban.

Exiliada en Suiza desde noviembre de 2003, Tania está en su derecho a difundir en mi blog sus argumentos. Aunque sus opiniones no siempre las comparto.

Pero así es como entiendo la tolerancia y la libertad de expresión. Directamente Yoani no me echó. Su esposo fue quien me dijo dónde estaba la puerta de salida. Los argumentos me parecieron endebles.

A partir de diciembre de 2004 y hasta ese incidente, había mantenido buenas relaciones con el matrimonio Sánchez-Escobar. En su círculo de amistades se decía que la plataforma no era un movimiento político. Y, por eso, cada cual podía escribir a su aire.

Mi salida de Voces Cubanas fue una decisión antidemocrática. No se consultó al resto de blogueros. Ni siquiera Yoani se molestó en darme una explicación.

En temas políticos, la bloguera y yo coincidimos en un 85%. Nuestras discrepancias son personales. Y no provocadas por mí. No la considero un enemigo. Supongo que ella a mí, tampoco. Al margen de las divergencias, mantenemos una distancia en el trato. Cada cual en lo suyo. Hace rato pasé página.

Si ahora escribo estas líneas es por una conducta de Yoani Sánchez que me parece alejada de ese espíritu democrático que intenta vender fuera de la isla. Algunos disidentes cubanos hablan como demócratas, pero no actúan como demócratas.

Mientras tus artículos se enfoquen en la prostitución, penurias cotidianas de la gente y el mal manejo económico de los hermanos Castro en cinco décadas, se te considera un auténtico periodista independiente.

Pero si juzgas el desempeño de la disidencia, incluida Yoani Sánchez, comienzan acusaciones virulentas e infundadas y te cuelgan el cartel de 'agente de los servicios especiales'. Argumentan una sarta de pretextos: le estás haciendo 'el juego al enemigo'; con esas opiniones creas desunión; estás desprestigiando a la oposición, etc, etc.

Y si la polémica es personal puede arder Troya. Es lo que en días recientes le sucedió al colega Luis Cino Álvarez. Para quien no lo conozca, se los presento. Desde 1998 escribe como periodista independiente. Es de los mejores. Si no el mejor. En la Primavera Negra de 2003, en plena razzia contra los opositores, Cino y Juan González Febles siguieron denunciando las arbitrariedades y detenciones que acontecían.

Escribían en una libreta y luego, desde un teléfono fijo, leían los reportes a Cubanet. Oficiales del Departamento de Seguridad del Estado -la KGB cubana- amenazaron a Cino con levantarle un acta de advertencia si no comenzaba a trabajar para el Estado.

Ya se sabe lo que eso significa. Una especie de instrumento procesal que permite al régimen encarcelarte por ‘peligrosidad predelictiva’. Luis empezó a laborar en una vaquería como custodio. A la luz de un candil chino continuó escribiendo.

Nunca dejó de escribir. En 2007, junto a Febles, fundó el semanario Primavera Digital, con una veintena de reporteros independientes y cerca de 60 colaboradores. Han emitido 266 números. Ininterrumpidamente. Una vez por semana, Cino tiene acceso a internet donde se informa de lo que pasa en el mundo.

Al leer unas declaraciones de Yoani Sánchez, le molestó su omisión de Primavera Digital. Durante todo su periplo, ella ha estado diciendo que cuando regrese a La Habana, tiene pensado abrir un periódico, ignorando -o menospreciando- que en Cuba hace tiempo se editan una docena o más de publicaciones digitales independientes.

Entonces Cino decidió exponer su punto de vista en un comentario tituladoPara evitar confusiones. Lo subió a Círculo Cínico, su blog personal. Unos días después, la bloguera, en ese momento en Holanda, llamó a Luis Cino a su móvil. Lo requirió en duros términos.

Era una fiera. Ni siquiera lo dejó hablar. “Es la segunda vez que tú y yo chocamos. Espero sea la última”. Sus palabras sonaban a amenazas.

Yoani tiene poderosas herramientas para replicar públicamente. Es su derecho. Pero lo que no debió fue zanjar la polémica con una llamada iracunda desde el extranjero.

Si en la democracia futura, negada tras 61 años sin elecciones libres, los supuestos protagonistas pretenden establecer una agenda de lo que se puede y no se puede escribir, no la acepto. No soy un animal de laboratorio. Soy un hombre libre.

En nombre de la democracia se han cometido atropellos en el mundo. La democracia de la que reiteradamente habla Yoani Sánchez no puede ser diferente a la existente en Estados Unidos, Canadá, Austria, Bélgica, Francia, Suiza...

Parte fundamental de una sociedad democrática es la libertad de expresión. Y dentro de ella, la libertad para opinar y discrepar de las figuras públicas. Llámense Fidel Castro, Barack Obama o Yoani Sánchez. De lo contrario, no es democracia.

Iván García
Publicado en este blog el 8 de abril de 2013.
Foto: Yoani Sánchez en la asamblea general de la Sociedad Interamericana de Prensa, celebrada en octubre de 2013 en Denver, Colorado, Estados Unidos. Tomada del Diario las Américas.
Nota.- La expulsión del blog Desde La Habana de la plataforma Voces Cubanas fue denunciada por Iván el 28 de enero de 2011 enFirmado en La Habana.
Leer también: De la censura, las amenazas, el amordazamiento y la intimidación y "En el entorno de Yoani Sánchez hay gente que me tiene un odio africano".

ESTE FUE EL ARTICULO DE LA DISCORDIA  ESCRITO POR LUIS CINO:


Para ser, como siempre, correcta, les dejo el artículo escrito por el periodista independiente Luis Cino que provoco la reacción descompuesta, incluyendo amenazas, de la blogger cubana Yoanis Sánchez.

"Para evitar confusiones" por Luis Cino
Hasta ahora, las excepciones son Berta Soler, tan valiente y digna en Madrid como en la Quinta Avenida de Miramar, y Rosa María Payá, enfrentada en Ginebra a los cómplices internacionales de la dictadura. Por lo demás, los maquiavélicos mandamases que analizaron las conveniencias de dejar salir a determinados disidentes al exterior, deben estar en pleno goce. Dando brinquitos de felicidad.

Los resultados obtenidos deben superar sus expectativas. Si lo que pretendían cuando corrieron el riesgo de dejarlos salir al exterior, es que defraudaran al mundo e hicieran lucir mal a la oposición cubana, lo están consiguiendo con creces. Es como si existiese un guión, donde todo hubiese estado minuciosamente previsto para que los disidentes viajeros se desacreditaran ellos mismos y a los que se supone debían representar.

Es el deslumbramiento por la pacotilla, las vidrieras y las luces de neón; el descubrimiento del agua corriente, el transporte público que pasa a su hora, la carne de res, la conexión rápida a Internet y la música de Bethoven; los deslices, las meteduras de pata y los papelazos; el dejarse trajinar por los gamberros pagados y organizadas por las embajadas cubanas en el exterior; las declaraciones desafortunadas, el autobombo y la promoción de agendas propias en detrimento de las demás.

En esto último, Yoani Sánchez se ha llevado las palmas. ¡Cuánto daño le ha hecho tanto premio y tanta promoción! Habla sin parar –siempre de ella- más rápido de lo que piensa. Sin medir las consecuencias de lo que dice. Así, lo mismo le falla la ironía y hace campaña por la libertad de los Cinco ante el Congreso brasileño que suelta discursos, primero en la reunión en México de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), de la que es vicepresidenta regional, y luego en la Universidad de Columbia, en New York, en los que en vez de representar al periodismo independiente cubano lo ignora olímpicamente –o lo da por liquidado con la ola represiva de la primavera de 2003- y le pasa por encima como una aplanadora al proclamar su intención de crear en Cuba “el primer periódico independiente”.

¡Y nosotros en Primavera Digital que desde hace casi seis años no dejamos de sacar semanalmente nuestro periódico (ya vamos por el número 264) y por eso pensábamos que era el primero! No en balde dice un colega no estar seguro si los que hacemos PD somos seres vivientes y no ectoplasmas en un incierto limbo donde tejemos una publicación onírica, como salida de Comala, que muy pocos –por los motivos que sea- quieren reconocer.

Si de publicaciones en general se trata, también Yoani estaría pasándole por arriba a la revista De Cuba, que fue fundada por Ricardo González Alfonso, Raúl Rivero, Claudia Márquez y un servidor en noviembre de 2002; y a las revistas digitales Bifronte, Cacharros, Convivencia, y a varias otras más, incluso a la mismísima Voces, que dirige el escritor Luis Orlando Pardo, y en la que Yoani y su esposo, Reinaldo Escobar, están tan involucrados que hacen los lanzamientos de cada número en su propio apartamento.

Yoani dice estar consciente de que un periódico independiente en Cuba es algo imposible, que la van a fusilar mediáticamente. Al menos, tendrá esa suerte. A Primavera Digital no la pueden fusilar mediáticamente porque la dictadura no le ha extendido la partida de nacimiento. Solamente una vez - como en el bolero- hubo una mención en el periódico Granma como “un periódico contrarrevolucionario hecho en Suecia”. No explicaba el anti-periódico si lo hacía la rubia del cuarteto Abba.

Yoani Sánchez sí tuvo certificación de nacimiento expedida por el mismísimo Fidel Castro, que primero, en una de sus reflexiones, la confundió con "un jovenzuelo dislocado por el consumismo capitalista", y luego la acusó, sin venir al caso, en el prólogo de un libro sobre Bolivia, de neocolonialista y agente de la CIA.

Yoani Sánchez, cuando inició su blog Generación Y, exhibió su carné de identidad como muestra de que ella sí escribía desde Cuba sin ocultar su nombre y apellidos.

¿Y acaso empleábamos seudónimos los periodistas independientes que ya estábamos en estas lides desde la segunda mitad de los años 90? Solo recuerdo dos o tres que empleaban seudónimos por aquel tiempo, pero era más por un problema de sonoridad que de miedo, porque todos sabían perfectamente cómo se llamaban.

¡Cuánta inmodestia la de esta muchachona! ¡Cuánta falta de respeto y de agradecimiento muestra hacia quienes levantaron el techo de las prohibiciones e hicieron posible su existencia con su bregar, a pesar de no disponer de Internet ni twitter, a veces ni siquiera de una máquina de escribir que valiese la pena, y mucho menos de la promoción internacional de que dispone ella!

De veras que me cuesta creer que Yoani nos tuvo presentes a los de PD y que lo de crear el primer periódico haya sido un desliz, otro más en su gira mundial. Ella que conoce a casi todos los de nuestro equipo, que ha sido amable con nosotros, que nos ha llamado muchachones, que en determinados momentos ha ayudado a muchos de nosotros, y que se haya olvidado de que ya existe un primer periódico independiente; ella y Reinaldo Escobar, que estuvieron a punto de contribuir a que se creara el segundo, con su apoyo a un grupo de colegas que quisieron separarse de nosotros y finalmente lo consiguieron para beneplácito de los que ansían vernos divididos, subdivididos, o mejor, multiplicados por cero.

Resulta doloroso hablar de estas cosas, que se puedan interpretar como ataques contra Yoani Sánchez. No lo son, es solo la necesidad de poner las cosas en su sitio. Por el bien del periodismo independiente y de la causa de la libertad de expresión en Cuba. Sé que no faltarán los que digan que le tenemos envidia, que hacemos el trabajo a la Seguridad del Estado, o que somos más come-candelas del anticastrismo que Vigilia Mambisa. Últimamente todo lo que contradiga a Yoani Sánchez es considerado así. O silenciado en todos los medios. Y no me refiero precisamente al Granma o a Cuba Debate. Hay intereses demasiado poderosos empeñados en promover a Yoani Sánchez a costa de liquidar el periodismo independiente.

En PD no hay temas tabú: hablamos siempre claro. Preferimos que Yoani y sus blogueros coexistan con la prensa independiente y que se complementen mutuamente. Por suerte, tenemos un periódico independiente para escribirlo y no tendremos que esperar por el que Yoani va a fundar.

Publicado en Primavera Digital.

luicino2012@gmail.com