domingo, 2 de febrero de 2014

EL VIVO VIDE DEL BOBO Y EL BOBO DEL COMEMIERDA!!!


















” EL VIVO , VIVE DEL BOBO , Y CASTRO SE MANTIENE A FLOTE DEL SUDOR DEL EMIGRADO ” ….


Ayer, pobres parásitos del Estado. Hoy, cada medida “aperturista” nos obliga a ser parásitos de nuestros parientes emigrados

por : José Hugo Fernández 
LA HABANA, Cuba.- El anuncio de nuevos servicios de correo electrónico y navegación en Internet que acaban de hacer público directivos de ETECSA, ratifica la tendencia del régimen a diseñar cada medida de sus “reformas aperturistas” teniendo siempre como objetivo a los cubanos de la diáspora. No se ha producido aquí en los últimos tiempos ni una sola apertura de carácter económico que no se base en el dinero de cubanos emigrados y cuyo éxito no dependa íntegramente de ellos.
La circunstancia es paradójica: aquellos a quienes nuestros caciques obligaron a huir del país se han convertido no solamente en una de las principales fuentes de sustento económico para su poder, sino además en el puntal de la nueva estrategia política con que hoy pretenden limpiar su imagen ante el mundo.
Cualquier observador menudamente despierto podría tomar el dato como clave para comprender el fracaso de la revolución. Y no sólo. También para corroborar la naturaleza ultrajante de las llamadas reformas raulistas, delineadas para manipular a la opinión internacional, mientras exhiben menosprecio e irrespeto hacia los cubanos, tanto si viven fuera como dentro de la Isla.
¿Debiéramos entonces rechazar la medida? Cada cual con su cuero hace tambores. Yo la apruebo, a pesar de los pesares. Y de acuerdo con las primeras reacciones que he observado en mi entorno, parece que hay muchos en mi caso.
Ello conduce a otra paradoja: de la misma forma en que nuestros caciques adaptaron a la gente a depender casi absolutamente de su tutoría, hoy, ya que la crisis sistémica les impide continuar asumiéndonos como hijos bobos, le pasa la papa caliente a la emigración. Pero, ojo, sólo en lo que respecta a la dependencia económica, sin soltar prenda en lo político, y contando a priori con que los de aquí y los de allá haremos la pala para el cambio sin cambios que proyectan.
Un amigo, con quien conversaba sobre el asunto, comentó en chanza que lo mejor que ahora mismo podría hacer el presidente Obama para apoyar nuestros anhelos de democracia y progreso, es firmar un excepcional decreto disponiendo aumentos salariales para todos los cubanos que residen en Estados Unidos.
Es una broma que también contiene paradoja, y muy seria. Gracias a ese delirante decreto firmado por Obama, emigrantes y exiliados podrían seguir siendo el sostén de la “apertura” raulista, la cual, más temprano que tarde, se volverá contra el propio régimen, pues, cada medida, por mínima y mediocre que sea, abre una rendija por la que la gente de aquí mira, explora y conoce el mundo real, algo que sin duda terminará cambiando sus expectativas.
Ello, claro está, no debe impedirnos visualizar una última paradoja, o dos, las más tristes:
1) Le ronca el mango que luego de enfrentar el drama que implican la emigración o el exilio, uno tenga que romperse el lomo del otro lado para proporcionarle hasta lo mínimo indispensable a los parientes que se quedan acá. 2) Le traquetea esta metamorfosis que se nos ha impuesto a los cubanos de adentro: de míseros parásitos del Estado a inútiles parásitos de nuestros seres queridos.
Ya sabemos que los cubanos del futuro no serán como el Che, pero ¿podremos evitar a tiempo que seamos como piojos, después de haber permitido que el parasitismo se convierta en un rasgo de nuestra identidad nacional?
Cubanet
TOMADO DEL BLOG:http://conelmacheteafilao.wordpress.com/