viernes, 30 de mayo de 2014

¿PENSABA SACARLE ORINA DEL OIDO?.Médico (graduado en Cuba ) ordenó Urocultivo del oído











En un pedazo de papel sin membrete pero lleno de sellos, un médico integral comunitario (MIC) ordenó un cultivo de orina del oído a un paciente. Esta tragicomedia que recorrió el país a través de Internet, es más tragedia que comedia porque más que ganas de reír da ganas de llorar, sobre todo cuando se comprueba que este no es un caso aislado sino la punta del iceberg. 

La carrera de Medicina Integral Comunitaria, cuenta con dos universidades experimentales que tiene facultades de medicina y abarca sólo el 17 por ciento de la matrícula. El 83 por ciento restante se reparte en otras 6 universidades,  experimentales que no tienen facultad de medicina. El diseño curricular es similar al que se cursa en Cuba, con un alto contenido ideológico que es el objetivo esencial en su diseño. La rigurosidad de las universidades tradicionales contrasta, con la informalidad de estas instituciones tapa amarilla. Chávez en cadena nacional promovía a los estudiantes de un año a otro, sin ninguna restricción de permanencia o índice académico mínimo aprobatorio.

Cuando los alumnos llegaron al quinto año y necesitaban ver pacientes, los CDI, CRI y otros módulos de Barrio Adentro no eran adecuados, por lo cual hacinaron los hospitales públicos. La meta era formar 100.000 egresados entre 2005 y 2015. Afortunadamente en 2012 sólo llegaron a 8.581 que ahora quieren hacer cursos de posgrado en las universidades tradicionales. Para colmo, comenzó un curso de posgrado Integral para 10.000 médicos cuyo tronco de sueldo ha hecho que los posgrados clásicos queden casi desiertos. El mes pasado 21 MIC fueron reconocidos como especialistas en obstetricia después de un curso de  seis meses, cuando el posgrado de verdad, dura tres años.

Pero aquí no termina la tragedia, paralelamente en 2005, se creó en Venezuela la Escuela Latinoamericana de Medicina para albergar 20 mil estudiantes de América Latina que afortunadamente sólo llegó a 400. La semana pasada 220 estudiantes de Nicaragua regresaron a su tierra sin culminar sus estudios de medicina. La razón: el programa de becas ALBA, terminó abruptamente y no había más financiamiento debido a la crisis económica que afecta a Venezuela. Que oiga quien tiene oídos…
Por Ernesto Garcia Mac Gregor / Médico / garciamacgregor@gmail.com