jueves, 16 de agosto de 2012

."MOLONGA". Por Juan Vives.







."MOLONGA".

Por Juan Vives.



Chang era uno de aquellos muchísimos chinos que vivían en Cuba, que ni sabe como y cuando llegaron a la isla. Discretos, trabajadores, formaban parte del paisaje criollo. Su predilección era dedicarse al comercio, preferencialmente los puestos de frutas, legumbres y viandas; tenían una verdadera vocación para este tipo de comercio. Desde niño había visto “La Placita” de Chang, que era donde todo el barrio efectuaba sus compras. Flaco y largo como un cuje y amarillo como una mariposa, el “paisano” se había aplatanado de lo mejor. Se casó desde tiempos inmemoriales con la mulata Cuca, que era tres veces más gorda que él y formaban una singular pareja querida de todos. Tan bien se había aplatanado que por las tardes dejaba un sobrino en la Placita y se iba al lado a la bodega a echar sus prtidas de dominó y meterse unos tragos con los socios. Su integración era perfecta, salvo que nunca pudo pronunciar las RRRR. Llegó la revolución y comenzó a rodar la cosa que Cuba iba camino del comunismo, lo que desestabilizó a Chan que repetía sin cesar a quién quisiera oirlo- COMUNISMO SON MIELDA. Poco a poco fueron desapareciendo uno a uno los productos agrícolas y las tarimas donde exponía sus productos estaban desesperadamente vacías. Chang se sentaba en un taburete en el portal de su puesto de frutas al lado de las tarimas; triste espectáculo. El mal humor que tenía contra el comunismo eran provervial y la gente para buscarle la lengua y oir su sabrosa respuesta cuando pasaban le preguntaban. -¿Chang llegaron plátanos? Y él respondía invariablemente-Algo palecido. - ¿Yuca? - Algo palecido - ¿Boniato? -Algo palecido - Qué llegó Chang? El respondía con un grito que le salía del alma ¡MOLONGA! Ahora cuando veo las fotos de las tarimas vacías de los mercados agropecuarios en Cuba,mucho me recuerdo de Chang y veo que en nada hemos prosperado en tanto años,las tarimas siguen vacías y solamente existe ¡MOLONGA!