viernes, 5 de octubre de 2012

Fuerte de espíritu, pero encerrado y ciego.Por Daniel Anselmo González Gómez Presidente de la CAPPF

 
 
 
 
 
Por Daniel Anselmo González Gómez Presidente de la CAPPF


Fuerte de espíritu, pero encerrado y ciego


Cuando se habla de crueldades, de hondas humillaciones .Usted, la humanidad, sacara de su memoria aquel que es un honor para la raza humana, que demostró tanto sacrificio y su camino no fue otro que el mismísimo cielo. Ahora recorriendo 2000 y algunos años, otros hombres sufren horrores, así como una salvaje desnaturalización a lo humano, Tal es el caso del reo y opositor pacifico Alexander Roberto Fernández Rico, Indomable de espíritu y aferrado a su fe, sufre condena en una prisión al este de la Habana, cargando con la fatalidad de quedar ciego y paralítico por el resto de su vida, cosa esta surgida estando aquí en dicha mazmorra castrista, alegan Ubernel Cruz Álvarez delegado Provincial de la CAPPF, Roberto Udaeta Jacomino tesorero de la organización, Fernando Vergara Arguelles Vicepresidente de la Cappf y Pedro V López Cuni activista destacado de la misma comisión . Argumenta Vergara, Ya introducidos en lo que parece un campo de exterminio nazi, alcanzaron llegar al fatídico depósito, donde en una camilla de hierro vivo echaron en un rincón al condenado que era conducido por otros reos, Su defensa consistió en gritar a sus verdugos encontrando como respuesta el silencio. Señala Udaeta Jacomino, Lo ayudamos en lo que se pudo, secamos su cara cubierta por una sudoración anormal, además de copiosas lagrimas de sus inútiles ojos, Fue duro, hablaba sin parar, Una cadena de atropellos fue captada por nuestros oídos .. Sentencia Vergara Arguelles Su invalidez, su ceguera no ha impedido que Alexander abandone la cusa por la que tanto lucha, es delegado del partido neocatólico .y activista de la CAPPF y defiende a pecho y alma un sin numero de fundamentos esenciales que de la patria han expoliados por mas de 50 años la dictadura acoto. Cruz Álvarez finaliza agregando que al cabo de dos horas fuimos echados del lugar dejándole algunas de las escasas provisiones, eso si contó con el cariño , apoyo y el calor de los hermanos presentes, No falto la oración oportuna que el maestro nos enseño al descender de la cruz y trepar a lo alto.. Ya a la salida de la prisión como de costumbre fuimos vigilados hasta que abordamos un deprimente medio que nos transporto hasta un punto no muy cercano a la capital con un seguido acoso a nuestras personas por la DSE.