lunes, 7 de marzo de 2011

"TANKEIDA GUEVARA" EN EL CARNAVAL DE BRASIL:por José Antonio Gutiérrez Caballero (Josán Caballero).



ALEIDA GUEVARA EN UN TANQUE SHERMAN-CARROZA DENTRO DEL CARNAVAL DE BRASIL


Por José Antonio Gutiérrez Caballero (Josán Caballero)


Cuba prohíbe las carrozas y desfiles carnavalescos, por más de 37 años, mientras en Brasil, la hija del Ché Guevara se pavonea de bandera cubana, en el marco de una escuela de samba procastrista, que promociona a la isla, en un tanque de guerra extemporáneo, que nada tiene que ver con ese carnaval

Más de 52 años y el desgobierno cubano continúa exportando falsas revoluciones, mostrando una fachada diferente ante el mundo, en su chovinismo, de raigambre prepotente y armamentista, aparentemente antiterrorista, antiyanqui, antimperialista, en contra de un supuesto embargo y bloqueo norteamericano, pero, sin embargo, ¿qué tienen que ver la magia y la libertad, con la demostración de un carro alegórico o carroza de carnaval, estilo tanque de guerra, como el tanque Sherman, que usó Fidel en Playa Girón? ¿O la imagen del Tío Sam, encabezada por la misma estatua del Apóstol José Martí, igualita que la enclavada, en la Plaza Cívica de la Revolución, en La Habana, y la adición de una bandera, con la imagen del “Guerrillero Erroico”, no cual la inmortalizara el fotógrafo Korda, sino como el símbolo, que quieren los Hermanos Castro, que siga recorriendo el universo, para obtener más limosnas y dividendos, pues con esto pueden contener infructuosamente la economía cubana, devastada por ellos mismos?

“Con el tema Cuba, sí, en nombre de la verdad!, que ha generado polémica, la Escuela de Samba Unidos de la Isla de la Magia (Uim) mostró la historia de la isla y de su pueblo. La escuela de la Laguna de la Concepción dice haber buscado la inspiración, en un lugar distante, porque quisieron hacer una revolución, en el Carnaval de Florianópolis. La Uim pretende conquistar el título en su tercer año de existencia. La realidad de Cuba, especialmente, la alegría de los nativos, que adoran baile, tabaco y ron, fue llevada a la Pasarela Negro Querido, en el desfile de la tercera escuela, el día cinco de marzo”.

Para colmo de males, la hija del Ché, Aleida Guevara, montada en una carroza guerrerista, vestida de bandera cubana, y al lado de ella, un “máscactor”(máscara de muñecón de feria o extra redimensionado), que conmemora al Fidel Castro de Bahía de Cochinos, por su cincuentenaria pseudo-victoria de Playa Girón, a la que no tiene más lasca que sacarle, por integrar otro de sus reveses, convertidos en triunfos momentáneos, que nunca lo han llevado a ninguna parte, salvo al desastre económico de un país, que precisa el empoderamiento ciudadano del pueblo y la decisión irrevocable de los cubanos cubano de a pie, para obtener su completa libertad.

En fin, que en Cuba prohíben las carrozas, los desfiles y los carnavales, desde 1974, por más de 37 años, mientras que, en Brasil, la hija del Ché Guevara hace carrera diplomática, o más bien carromática, para promocionar a la isla, en un tanque de guerra, que de magia y fantasía no tiene, por supuesto, nada de nada.

Prepotente y terrorista, por demás, sin descontar los más de 390 opositores detenidos, tan sólo por precaver una revuelta masiva, tipo Egipto o Libia, el mismo 23 de febrero, cuando se conmemoraba un año del vil asesinato premeditado del fontanero Orlando Zapata Tamayo, y para ponerle la tapa al pomo, la condena descarada al contratista estadounidense Alan Gross, según el desgobierno cubano, por "actos contra la independencia o integridad territorial" de Cuba, cuya sentencia está ya servida, en la mesa de negociaciones, aunque parezca que no, porque esto da para mucho más, no lo olviden.

Como dicen los que viven al margen de la historia y la política: “Más de la misma miasma”, por no decir otra cosa. Prefiero disfrutar del carnaval de Río, no del de Florianápolis, que allí no nos pasan tanque por liebre, ni al Ché, por heroico guerrillero, con tanqueta humana incluida.

Agradezco a mi talentoso amigo, Rolando Pulido, el haberme enviado su magnífico afiche sobre la “Tanqueida en Brasil”, dentro de su serie COSAS DE NUESTRA ERA, el cual me incentiva, para hacer un nuevo post sobre este personaje, recién sacado de una nueva parábola de Las Mil y una Noches, que yo retitularía, como “La Lámpara de Ah Ladino”, en torno a una feísima genio del mal, que se creyó una tanqueta de la libertad, portadora de los tres deseos del Ah Ladino Fidel, pero esa es otra historia, para un próximo artículo poético o de rigor.


Fuentes:Cuba Libre Digital,Cuba Democracia y Vida,http://exiliounidoya.wordpress.com










No hay comentarios:

Publicar un comentario