miércoles, 30 de marzo de 2011

Ni el final ni el principio de nada, más bien mil pasos hacia atrás.por Zoé Valdés

Ni el final ni el principio de nada, más bien mil pasos hacia atrás. Me niego a aceptar que gente como esta represente los intereses del futuro de los cubanos. Nadie los eligió para ello. .Hace sólo unos días Yoani Sánchez fue presentada en la TV Nacional Castrista como el Coco de Internet, hoy la DSE y Raúl Castro, así como Fidel Castro, le dieron permiso a ella y a su marido el periodista Reinaldo Escobar para reunirse con el ex mandatario Jimmy Carter. Yoani Sánchez pidió libre acceso a internet, que cambiara la política migratoria, le regaló dos cucuruchos de maní, comparando al pueblo cubano con un cacahuete, escribió un artículo que se llama La Pionerita y el Presidente, o algo por el estilo en un acto inigualable de cursilería comunista. Y por encima de los presos políticos que se sonaron ocho años en la cárcel ha sido la más entrevistada y citada, como es ya habitual en los medios internacionales y nacionales desde que tiene el blog Generación Y que la propulsó a la fama. Las Damas de Blanco, o sus representantes principales, quienes también se entrevistaron con el ex presidente, considerado históricamente el peor presidente de los Estados Unidos, peor que Bush, que ya es mucho decir, no han contado nada. Yo espero por su versión y por la de Ángel Moya, a quien respeto. Los que mejores han salido, los que han dado la cara de mejor manera, han sido sin duda alguna Oscar Elías Biscet y Oswaldo Payá. Pero según me dicen ya no son bien vistos por los americanos ni por la iglesia. Ahora el que toca la trompeta es Cuesta Morúa, el socialdemócrata en jefe agazapado. No sé si Claudia Cadelo ha contado algo, ni me interesa. Primero que se recoja las greñas del cerebro para hacerlo. Con lo cual, de esa disidencia cacahuetera, sólo me atrevo a salvar -aparte de los que ayer cité que no fueron invitados- a Biscet y a Payá. De todos modos, espero por la versión de las Damas de Blanco y de Ángel Moya. Lo demás, junto con El Camaján, es Meao de Minint. Por cierto, dejaron fuera al Plusrecordhuelguista Fariñelli. No se pierdan el videíto, que está que trina. Me niego a aceptar que gente como esta represente mis derechos como cubana, ni mis intereses como exiliada. Todo debe ser discutido en democracia. Y Carter lo que debió y debe exigir es la dimisión inmediata de los Castro. Pero eso es también lo que debieron de exigir los opositores y disidentes que allí estuvieron. Así que no veo nada de qué regocijarse. Esto es una marcha hacia atrás, y una traición a la muerte de Orlando Zapata Tamayo del que ni siquiera hablaron. Nota Mia: La Libertad se conquista en las calles de Cuba.....

No hay comentarios:

Publicar un comentario