martes, 22 de marzo de 2011

"Cuba es un tremendo fracaso histórico" Joaquin Sabina




Preparándose para iniciar en mayo su primera gira por Estados Unidos luego de tres décadas de carrera musical, el cantautor español Joaquín Sabina, conocido tanto por la fuerza de sus composiciones como por sus ideas izquierdistas, calificó la situación que vive Cuba como un "tremendo fracaso histórico''.

Por SARAH MORENO
smoreno@elnuevoherald.com Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
"Yo amo mucho la isla, menos que los exiliados cubanos que la aman más que yo, pero la amo mucho y vivo todas las contradicciones que vive esa isla, que últimamente está siendo algo muy parecido a un tremendo fracaso histórico'', dijo Sabina en entrevista telefónica con El Nuevo Herald a propósito de su presentación en el American Airlines Arena de Miami el 27 de mayo, como parte de su gira Penúltimo tren, que lo llevará a Nueva York el 25, y a Los Angeles el 29 del mismo mes.

Autor de más de 500 canciones y de 10 libros, Sabina, de 62 años, está consciente de que en Miami encontrará tanto seguidores como detractores. "Vamos con mucha adrenalina y entusiasmo, con ganas de dar un concierto que sea una panorámica de nuestro trabajo y sabiendo que va a haber un grupo de cubanos con pancartas en la puerta'', dijo el cantautor, que no renuncia a su talante ‘‘bocón''.

"Esto me ha traído problemas en el pasado y me los va a traer con lo que te estoy diciendo ahora'', comentó Sabina, mencionando que en las ocho o diez visitas que ha hecho a Cuba estaba consciente de que era tratado como "un turista privilegiado y no como un cubano que sufriera y soportara la dictadura cubana''.

"Ahora hace mucho que no voy a Cuba porque me sentiría muy triste. Leo los periódicos, hablo con gente y sé lo que está pasando y sé que el país está en bancarrota'', añadió el cantautor, que en su canción "Postal de La Habana'' describe la vista desde la habitación de su hotel frente al malecón habanero como "un mundo al revés, en el que en cada bicicleta caben tres'', y donde en vez de respuestas, encuentra "un ciclón de preguntas''.

"En esta canción no se ve una visión plácida de la realidad cubana porque nunca lo he visto así'', señaló Sabina, que se reunió en dos ocasiones a solas con Fidel Castro, y aunque no cuenta lo que hablaron, dice que en su caso, "yo hablé de todo''.

Por otra parte, el cantautor acepta haber sido uno de los artistas más tardíos en reconocer públicamente la situación que vive Cuba, que fue denunciada el año pasado por un grupo de intelectuales y creadores españoles, entre los que están la escritora Rosa Montero, el director de cine Pedro Almódovar y los cantautores Ana Belén y Víctor Manuel.

"La gente de izquierda en España y en Europa nunca compartimos nada de lo que pasaba detrás del muro de Berlín, porque los considerábamos un horror. La revolución de nuestra juventud fue la cubana, y hemos vivido eso como una emoción y también como una tragedia desgarradora durante muchos años'', precisó el cantautor, que en los años 70 se exilió en Londres por su militancia izquierdista, perseguida durante el Franquismo.

"El drama del exilio lo entiendo perfectamente. En España hay muchos exiliados y semiexiliados cubanos, algunos son músicos y he tocado con ellos. Soy amigo de Paquito D'Rivera y conozco a Bebo Valdés'', dijo Sabina, indicando que ‘‘Cuba es un país maravilloso con mucha gente que no debería estar en el exilio''.

Por su parte, Paquito D'Rivera celebró que una persona de la calidad artística de Sabina lo honre con su amistad, y además se sume a señalar la gravedad de la situación cubana. ‘‘Es triste que algunos artistas se den cuenta tan tarde. Pero es más triste que no se hubieran dado cuenta nunca, y todo el que venga de este lado, incluido Raúl Castro, es bienvenido'', apuntó D'Rivera, indicando que ‘‘la revolución cubana es un fracaso desde el principio''.

Sabina, que suele recalcar que no le pide "el carnet de identidad'' a sus amigos, mencionó su aprecio por los cantautores de la isla Pablo Milanés y Silvio Rodríguez.

"La calidad melódica de la voz de Pablo es un milagro, y el disparate de las letras de Silvio, de las más oscuras, que tienen una cosa surrealista, me parece una maravilla'', señaló Sabina, añadiendo que ellos viven en Cuba, ‘‘uno de los lugares más hermosos y también más desgarrados''.

"Son gente muy importante en la isla. Les hubieran ofrecido cientos de dólares, si se hubieran largado, y ellos decidieron quedarse ahí'', justificó. ‘‘Yo no me cambio por ellos, pero me parece que es muy, muy difícil lo que están haciendo'', enfatizó Sabina, que en sus análisis y discusiones evita "los esquemas cuadriculados'' y rechaza los intentos de ser caricaturizado.

"Hay mucha gente que sólo toma una frase o la caricatura de ti, y cree que eres de una sola pieza y no sabe que uno tiene muchísimas piezas '', apuntó, indicando que se le caricaturiza "cuando se piensa que soy un borracho, drogadicto que sale por la noche de un burdel con un cigarrillo en la boca, o que soy un izquierdista comunista, y no se piensa que un tipo así no podría haber escrito 10 libros, 500 canciones y estar haciendo giras todo el tiempo''.

Conocido por el gran público de Miami sobre todo por la versión que de su tema "Medias negras'' hizo Willy Chirino, Sabina se mostró dispuesto a cantar con el músico cubano. ‘‘Dile a Willy Chirino que me gustó tanto su versión que yo hago mi canción como él la cantaba. Si se aparece en el concierto y se sube a cantar, pues yo encantado'', recalcó, sin querer entrar en detalles sobre si en sus viajes a La Habana compuso alguna canción para un amor isleño.

"A Cuba no puede ir una persona más o menos bien o mal hecha, que no se enamore de alguien. Primero te enamoras de la isla, luego de la ciudad [La Habana] y luego de todo el mundo que pasa por la calle'', comentó Sabina sin confesar nada porque "soy un caballero''.

El cantautor, que con frecuencia recibe el calificativo de poeta, dice que ‘‘este es un traje que le viene grande pero que le da mucho orgullo''.

"Creo que uno de mis trabajos, ya que no tengo una gran voz ni soy un gran músico, es dignificar un poquito la palabra hablada y cantada en mi lengua'', concluyó Sabina, que actualmente lleva su gira por el Cono Sur.

Cuando regrese a España luego de Penúltimo tren, le espera un libro "interminable'', que se le impone como un reto, porque es "un cajón de sastre caótico que incluye poemas, novela y autobiografía''.
(Cuba Libre Digital)

No hay comentarios:

Publicar un comentario