domingo, 7 de agosto de 2016

JOSE DANIEL FERRER,ESTE ES EL HEROE QUE MANCHASTE EN TU ENTREVISTA CON EDMUNDO GARCIA

Cuba Democracia y Vida


La verdad sobre Luís Posada: Lo que no se dice. Por Enrique Encinosa.

El régimen castrista lleva tres décadas utilizando el trágico incidente como bandera para acusar al exilio y defenderse de acusaciones de violaciones sistemáticas de derechos humanos, argumentando que la represión ejercida es como protección al "terrorismo de la Mafia de Miami"...
La verdad sobre Luís Posada: Lo que no se dice. Por Enrique Encinosa.
En la ONU, Hugo Chávez lo acusa de “terrorista convicto y confeso” y en Cuba, el rostro de Luis Posada Carriles adorna afiches donde se le compara con Osama Bin Laden.
Examinemos la realidad, más allá de la propaganda y la retórica.
Sobre las declaraciones de Chávez en la ONU: Posada Carriles nunca admitió su participación en la voladura del Avión de Cubana en 1976, es más siempre ha declarado su inocencia al respecto. En mayo del 2005, Posada Carriles se sometió voluntariamente a un examen de detector de mentiras, administrado por la agencia independiente de Thomas W. K, Mote, la cual reporto que el examen había dado como resultado que el activista anti-Castrista no estuvo involucrado en la voladura del avión en Barbados en 1976.
Chávez también declaro que Posada es un terrorista convicto. Lo cierto es que Posada Carriles fue absuelto en dos ocasiones por tribunales de Venezuela. En 1980, el fiscal militar José Moros González, retiro todos los cargos contra Posada Carriles relacionados con el incidente de Barbados de 1976.
EL AVION DE BARBADOS DE 1976
Ningún acontecimiento entre los que se implica al exilio ha generado más controversia que el derribo del avión comercial cubano en Barbados, que mató a setenta y tres personas el 6 de octubre de l976.
El régimen castrista lleva tres décadas utilizando el trágico incidente como bandera para acusar al exilio y defenderse de acusaciones de violaciones sistemáticas de derechos humanos, argumentando que la represión ejercida es como protección al "terrorismo de la Mafia de Miami."
Lo que los castristas no admiten es su relación al incidente. Veamos la realidad más allá de la retórica y propaganda del sistema.
Los principales acusados de la voladura del avión –Posada y Orlando Bosch- fueron exonerados en juicios civiles y militares en Venezuela. Si un hombre es considerado inocente hasta ser probado culpable, entonces Bosch y Carriles son inocentes, pese a lo que alegue la propaganda castrista.
Los castristas nunca admiten que hay testimonios que vinculan a la inteligencia venezolana y al régimen castrista con el ataque al avión de Barbados. El concepto de que los castristas destruyeron su propio avión para culpar al exilio y neutralizar la beligerancia no es una teoría que a los castristas y chavistas les agrade o admitan, pero hay información y datos que respaldan la tesis.
El testimonio más interesante en las teorías de conspiración proviene de Osmeiro Carneiro, oficial de la inteligencia militar venezolana, quien acusó a Orlando García, jefe anterior de la seguridad presidencial y Lázaro Rogelio Ugarte, oficial de policía, de la planificación del atentado.
Carneiro declaró -el 15 de julio de 1991, según El Nuevo Herald, que Bosch y Posada Carriles eran inocentes, pero eran utilizados como "chivos expiatorios" por García y Ugarte.
Los castristas nunca admiten que hay testimonios que vinculan a la inteligencia venezolana y al régimen castrista con el ataque al avión de Barbados.
Otro testimonio -en tribunales de la Florida- proviene de Ricardo "El Mono" Morales Navarrete, ex agente de la CIA, informante federal y ex supervisor de la DISIP -el Servicio Secreto venezolano- donde dirigió la Sección 54 del Contraespionaje. Morales Navarrete fue asignado a un cargo supervisor a pesar de no ser ciudadano venezolano, un requisito en DISIP, mas le fue otorgada la ciudadanía en sólo tres meses por pedido ministerial, a pesar de las regulaciones legales que requirieron por lo menos dos años de residencia en Venezuela antes de solicitar la ciudadanía.
Según el testimonio bajo juramento de Morales Navarrete, la conspiración castrista se originó en México, adonde Morales Navarrete viajó con pasaporte falso bajo el nombre Moisés Gutiérrez.
En México, según su testimonio, Morales Navarrete se reunió con agentes castristas de la DGI que le proporcionaron $18,000 y resumieron un plan para volar un avión comercial cubano y destruir a Orlando Bosch y Luis Posada Carriles, quienes serían culpados del atentado dinamitero.
Morales Navarrete declaró bajo juramento haberse reunido en México y Caracas con dos agentes de DGI, Cuenca Montoto y Eduardo Fuentes. En octubre 2 de l976, se reunió con Cuenca Montoto y un ejecutivo de Líneas Aéreas de Cubana de Aviación en el Anauca Hilton. Como director de la Sección 54, Morales dió órdenes a Hernán Ricardo y Freddy Lugo, fotógrafos asociados a Posada Carriles a que abordaran el avión hasta Barbados y tomaran fotos de los diplomáticos a bordo. Después del ataque ambos fotógrafos fueron encarcelados como parte de la supuesta conspiración dirigida por Bosch y Posada Carriles. Irónicamente, Hernán Ricardo había estado viajando con un pasaporte falso proporcionado por la DISIP y fue condenado por usar documentos falsos que habían sido elaborados por su propio gobierno.
EL ENCARCELAMIENTO DE POSADA CARRILES EN TEXAS
Posada Carriles se encuentra encarcelado en Texas, donde un juez federal ha declarado que debe ser puesto en libertad, aunque el fiscal federal continua intentando mantenerlo encarcelado, alegando que su libertad presentaría problemas políticos internacionales para Estados Unidos, en obvia referencia a la presión ejercida por el régimen castrista, el gobierno de Hugo Chávez y todos los movimientos de la izquierda mundial.
Pese a toda la retórica chavista, la realidad es que el primero y único mandatario venezolano en perseguir a Posada es Hugo Chávez. Cuatro presidentes anteriores- Pérez, Luchinski, Herrera Campins y Caldera- no pidieron su arresto a INTERPOL y no llevaron a cabo proceso de extradición contra Posada.
Un reporte del FBI, del tres de febrero de 1992, declara que Posada no estuvo involucrado en el atentado de Barbados y según indica el autor -el agente Foster- la embajada de Venezuela en Tegucigalpa indico a la inteligencia norteamericana que al gobierno de Venezuela no le importaba si Posada Carriles viajaba a Estados Unidos.
El mantener a Luis Posada Carriles encarcelado en Estados Unidos es una injusticia. Posada no tiene cargos criminales ni terroristas en Estados Unidos, solamente un cargo de entrada ilegal, la cual tuvo que hacerla para proteger su vida, ya que ha sido victima de varios atentados por parte de la inteligencia castrista.
Posada Carriles tiene un expediente que debe garantizar su permanencia en Estados Unidos. Fue teniente del ejercito norteamericano durante la era de la guerra de Vietnam, fue agente encubierto de la CIA y fue la agencia de inteligencia norteamericana quien le tramito el cargo de jefe de operaciones contra-terroristas de la DISIP de Venezuela a finales de la década de los sesenta hasta mediados del setenta. Posada Carriles después estuvo involucrado en ayudar al gobierno norteamericano como uno de los coordinadores principales de los campamentos de los Contra en Nicaragua y continuo ayudando a la inteligencia norteamericana hasta la década de los noventa.
La realidad es que los agentes chavistas y castristas no perdonan a Luis Posada por el trabajo que llevo a cabo en Venezuela cuando destruyo totalmente a varias redes de terroristas entrenados en Cuba, matando en combate o encarcelando a centenares, algunos de los cuales hoy ocupan altos cargos en el régimen de Hugo Chávez.
Posada Carriles se ha convertido en el hombre mas calumniado por el chavismo y el castrismo, quienes intentan presionar a Estados Unidos para que se le mantenga encarcelado en Texas, donde el viejo guerrero pinta sus paisajes cubanos, imágenes de patriotas mambises y duerme con su conciencia tranquila.
Enrique Encinosa.