jueves, 11 de febrero de 2016

Penosa insensatez.POR GUILLERMO GONZÁLEZ

Penosa insensatez

Intolerable, simplemente imperdonable, por no decir muestras de falta de decencia, resulta protestarle a las autoridades ticas. Creo que si aguantaron lo que le aguantaron a la dictadura en Cuba, da lo mismo esperar un poco más

MÁS DE LA CRISIS | 11 de Febrero de 2016
Penosa insensatez
Ampliar
Guillermo González, bloguero cubano
¿Qué les hace actuar a los cubanos varados en Costa Rica de manera tan simplista e ingrata? ¿De qué vale crear toda una farfolla de reclamos sin razón por tratar de que los saquen con urgencia hacia territorio mexicano? ¿Es que ellos desconocen que en anteriores éxodos migratorios masivos la gente involucrada se tuvo que armar de paciencia para llegar a territorio americano, como por ejemplo cuando la crisis de los balseros del 1994?
¿Cómo van a reaccionar en territorio americano cuando vean que los trámites de residencia y permisos de trabajo se tarden como es costumbre?
¿Qué pasará, se van a tirar a las calles?
¿Van a incendiar las oficinas de trámites?
Es penosa la insensatez y la falta de sentido común que exhiben los cubanos recién salidos de la isla, esa jaula donde permanecieron en silencio aguantando los agravios más intolerables e inimaginables con total indiferencia, donde solo atinaban a asentir frente al tirano y sus adláteres haciéndose cómplices y víctimas a la vez de todo tipo de abusos y atropellos.
Y dejémonos ya del torpe y facilón mantra de la libertad de expresión y el derecho a la protesta, cuando se carece de razón los motivos que sustentan las protestas se desmoronan y esta deja de tener sentido. Creo que en lo que respecta a Costa Rica este país ha hecho ingentes esfuerzos para buscar una solución a una crisis nada fácil de resolver, más si tenemos en cuenta que no solo Nicaragua si no hasta los propios Estados Unidos han colocado todo tipo de obstáculos para impedir la llegada de la muchedumbre de cubanos a la frontera.
Intolerable, simplemente imperdonable, por no decir muestras de falta de decencia, resulta protestarle a las autoridades ticas. Creo que si aguantaron lo que le aguantaron a la dictadura en Cuba, da lo mismo esperar un poco más o menos para ser traídos a la frontera, que una vez aquí quiero ver yo con las prisas que buscarán trabajo y tratarán de acoplarse a una nueva vida que nada tiene que ver con su pasado en régimen de esclavitud total. 
Aquí no tendrán una vida fácil para nada,  espero que puedan rehacerla sin abusar de la caridad y las ayudas porque aquí el que no trabaja no tiene derecho a nada, se convierte automáticamente en un ser marginado y no tenido en cuenta por la sociedad, son las leyes de la sociedad capitalista y no hay mas opción.
Mientras más miserable es un país, más declina la autoestima de las personas y más solícita se hace la sumisión de sus ciudadanos. Todos los esclavos provienen de la miseria y los cubanos no son la excepción, ese es el regalo que le ha hecho Fidel Castro a su pueblo, una suerte de maldición de la cual se desentienden todos los que les dan apoyo a la dictadura.