lunes, 16 de noviembre de 2015

Isobel Bowdery, la joven que fingió estar muerta para no ser asesinada en Bataclan.





Isobel Bowdery, la joven sudafricana que se salvó tras hacerse la muerta (Facebook)
Estuvo durante una hora tirada en el suelo sin moverse y casi sin respirar
“Me hice la muerta. Me quedé inmóvil durante una hora, sin moverme, sin ni siquiera respirar. En aquellos momentos solo pensaba en las personas a las que amo, pensaba en el modo de decirles que les quiero. He sobrevivido, pero 89 personas no han tenido la misma suerte que yo”. De este modo Isobel Bowdery, sudafricana de 22 años, ha contado en su perfil de Facebook la locura vivida la noche del viernes al sábado en la sala de conciertos parisina Bataclan.
“Era solo una fiesta del viernes, un concierto de rock en el que la gente se divertía, bailaba, cantaba y era feliz. Nunca piensas que una cosa así te pueda ocurrir a ti”. Después, la joven sudafricana y residente en París entra en detalles del horror: “Aquellas imágenes me perseguirán para toda la vida.Recuerdos de depravación del ser humano, de ninguna consideración por la vida”.
Sin embargo, Isobel mantiene un último deseo de esperanza y de buenas intenciones: “Me acuerdo del hombre que vigiló si estaba bien en todo momento cuando estaba tirada en el suelo, a las personas que han abierto las puertas para ayudarnos, a todos los que nos han ayudado a huir. A quienes me compraron ropa nueva para quitarme la que tenía llena de sangre. Todo esto me hace creer que este mundo tiene el potencial de ser mejor”.
“No dejemos que toda esa maldad nos venza. Ahora tenemos que ser mejores, tenemos que vivir la vida que estas víctimas inocentes imaginaban pero que ya no pueden disfrutar. Descansad en paz, ángeles. Nunca seréis olvidados”, concluye.