lunes, 12 de octubre de 2015

GRANMA II, EL YATE DE TONY CASTRO!!!

El yate de Tony, el hijo de Fidel Castro

    El yate de Tony Castro, el hijo del Primer Dictador Cubano Fidel Castro, es gemelo del yate de Bill Gates. Antonio “Tony” Castro navega ahora mismo por el Mediterráneo disfrutando de permanentes vacaciones, Al muchacho le salieron las cosas mejor que al padre, quien solo consiguió que sus compinches pagaran por el Granma, un barco viejo y pequeño.
                    El yate de Tony el hijo menor de Fidel Castro es gemelo con el de Bill Gates


CubaenVivo.Net no tiene nada en contra de que aquellos que puedan comprarlo y tengan un super-yate. Nosotros mismo vamos a tener un yate y pasearemos en el por el mundo, cuando nos ganemos el dinero con el cual pagarlo.
La gracia está en que el hijo de Castro compró el yate con el dinero de mi retiro y el de otros cuantos más y eso es un delito.
Un día CubaenVivo.Net le dijo a ciertos amigos que Fidel Castro, o la Familia Castro, o el Clan Castro, era el hombre más rico del mundo, que FORBES estaba equivocado, o QUE lo sabían y no lo publican por temor a los dictadores cubanos. Si asesinaron al Presidente Americano Kennedy, según algunos, ¡qué no harían con cualquier otro!
A aquellas confesiones de “mirahuecos históricos” los informadores gigantescos le dieron “la solución del loco”: no le hagas caso, este tipo está loco y no sabe lo que dice. Pero era absolutamente cierto.
El pie forzado lo dio Jacinto Perdomo, un noble cubano de a pie que alcanzó a vivir los dos gobiernos y mirarlos desde el angulo del hombre de familia. El nos dijo un día allá en Cuba: “Castro tiene dinero porque es como una canal que cuanta gota de agua le cae al techo va a parar a su bolsillo que es como un corbato en aquellas fincas camagüeyanas.”
Yate Granma en Barlovento en La Habana Foto Archivos LinCu
Yate Granma en Barlovento en La Habana. Foto Archivos LinCu
Y como aquellos chismosos históricos en La Habana eramos “freelance” nos dedicamos a averiguar lo que pudimos. Resultó mucho mas fácil que lo que pensamos y nos enteramos de lo que averiguamos y de lo que no preguntamos. Ahora, publicarlo se nos hizo imposible.
Entonces decidimos que alguien tenia que venir a Estados Unidos para publicar las cosas. Y uno o varios de nosotros se lanzó a atravesar el Canal de La Florida en una “embarcación” 10 mil veces mas pequeña que el yate de Tony Castro, pero quizá armados con 100 veces mas verocos que los sicarios del muchacho de Castro, y acompañados de alguien que jamas te deja solo si en el confías, Dios.
Solo casi treinta años después de enterarnos de docenas de chismes de la familia real cubana, ya después de jubilarnos, es que pudimos comenzar a decir algunas de las verdades que gobiernan los destinos de Cuba hoy en día.
Luego, todavía hay quien piensa que a mi me van a asombrar las peripecias de Jasón y los Argonautas tras el Vellocino de Oro en los mares de Grecia.
¡Tremendo!