viernes, 24 de julio de 2015

EL LACAYO DE LA DICTADURA GUILLERMO FARIÑAS SE QUITA LA CARETA





TU NO ERES OPOSITOR NI LA CABEZA DE UN GUANAJO!!!.VENDEPATRIA HIJO DE PERRA

Jorge Luis Llanes Naranjo




Fariñas consideraría 'un avance' que opositores y funcionarios castristas estuvieran en la inauguración de la embajada de EEUU

Archivado en: 
El opositor señala que todavía ningún disidente de los que conoce ha sido invitado al evento del 14 de agosto.


El opositor Guillermo Fariñas manifestó este viernes a el periódico español El Mundo que invitar a disidentes a la inauguración de la nueva embajada de Estados Unidos en La Habana el 14 de agosto "sería un avance" porque "sería la primera vez que recuerde que funcionarios cubanos de alto rango y opositores participarían en un mismo evento social". 
De todos modos, Fariñas señala que, hasta el momento, ni él ni ninguno de sus compañeros opositores pacíficos que conozca ha sido invitado a la ceremonia. "Sería una manera de enviar un mensaje de que a pesar de que no tuvieron en cuenta la posición de la mayoría de los opositores, Estados Unidos sigue apoyando a los demócratas y a la democracia en Cuba", agregó.
Una portavoz del Departamento de Estado aclaró sobre el asunto todavía no se han tomado decisiones respecto a los invitados: "Estamos trabajando en el itinerario de viaje... y todavía no hemos determinado las listas de invitados para los diferentes eventos posibles". 
En el artículo, cuyo autor es el analista Andrés Oppenheimer, Fariñas añade que, en el caso de participar disidentes en la inauguración, "si los funcionarios cubanos no asisten a la ceremonia, todo el mundo sabrá qué lado es el lado intolerante".
Según Oppenheimer, algunos disidentes "tienen un mal presentimiento" sobre el viaje del secretario de Estado, John Kerry, porque coincide con una cumbre de la oposición interna y el exilio cubano que tendrá lugar del 12 al 18 de agosto en Puerto Rico, a la que acudirán casi todos los líderes disidentes. 
"El Departamento de Estado sabía desde hace tiempo sobre la reunión de Puerto Rico, porque ayudó a los disidentes cubanos a conseguir sus visas para el viaje", señala el autor. 
Oppenheimer opina que "no invitar a los disidentes a la ceremonia sería un gran error que pondría en duda el compromiso de Obama con la lucha por la democracia en Cuba". 
El autor considera que para Obama, invitar a los disidentes a la ceremonia de izamiento de la bandera estadunidense en La Habana —en la que está previsto que participe el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez— "sería una prueba de que no faltó a la verdad cuando dijo que mantendrá su compromiso con la democracia y los derechos humanos en Cuba".
Asimismo, invitar a los disidentes "sería una manera para que Obama pueda corregir el error que cometió al romper la vieja promesa estadounidense de no hacer un acuerdo con el régimen cubano sin consultar con la oposición pacífica".