lunes, 23 de marzo de 2015

JINETERA COMUNISTA DE MIAMI SE RETIRA DEL PERIODISMO






Hoy me retiro del habitual periodismo alternativo con el que realizaba mi contribución a este momento histórico para la nación cubana. La razón es muy sencilla. Necesito trabajar para ganarme el pan de cada día. Vivo en una sociedad capitalista donde nadie te regala nada y donde mi periodismo altruista sólo da gastos y castigos por chocar con intereses muy reaccionarios.
Durante más de cinco años he dedicado mi pensamiento y todo mi amor a la tierra donde Dios me hizo nacer. Es una tierra hermosa donde mis antepasados derramaron su noble sangre por la libertad y nunca me será indiferente, pero yo en realidad vivo fuera de ella desde mi más tierna edad. Esa realidad de exiliada-emigrada pesa demasiado para ignorar mis propias necesidades más elementales en parte descuidadas en estos años de lucha desinteresada por mi Patria.
No ha sido una lucha contra una ocupación extranjera ni contra un tirano interno, sino contra toda esa imperfección humana que los cubanos asumimos como defecto ajeno mientras nos hundimos en el oscuro autoengaño del chovinismo más grosero. Soy nacionalista pero no estoy ciega a nuestros defectos nacionales, y ese fue el motivo más sagrado de mi blog; el de aportar mi granito de arena a esa revolución cívico-moral que tanto necesitamos para que funcione cualquier modelo político social que se nos ocurra.
Sé que el futuro de Cuba será finalmente luminoso, a pesar de los negros nubarrones que amenazan la nación. Tan elevado propósito requiere de mucha virtud. No de valores particulares de esos que hasta un criminal puede poseer en su propia moralidad, sino de virtudes universales y propias a la especie humana en su general naturaleza y grandeza.
La justicia sin virtud es imposible y esa fue la razón y el sentimiento que me hizo decir la verdad más útil a la nación y no la que un bando u otro del conflicto deseaba. Todo el odio que desperté en la extrema derecha e izquierda cubana fue una lógica consecuencia de mi deliberado centrismo a favor de la unión nacional pero no me arrepiento de nada.
Aquí les dejo el vídeo que hice hoy para básicamente decirles esto en persona.
Ha sido un placer servirles, queridos lectores, y es con cierto pesar que me despido de ustedes y paso esta página tan significativa en mi vida. Me alegra haber en algo conectado con ustedes. No es el final, sólo otra etapa.

Yadira Escobar ginetera bolchevique de Miami, asalariada y querida de Carlos Saladrigas