lunes, 5 de enero de 2015

“El negocio de los americanos es con nosotros”

“El negocio de los americanos es con nosotros”

“Ustedes no cuentan para nada”, me grito el de la Seguridad del Estado. El régimen no respeta la unidad ni la diversidad, de quienes no piensan ni actúan bajo su designio. No se va a lograr la democracia en nuestro país, haciéndole guiños a la dictadura





LA HABANA, Cuba. — “El negocio de los americanos es con nosotros, ustedes no cuentan para nada”, me grito el esbirro de la Seguridad del Estado.
Los autos patrulla de la PNR (Policía Nacional Revolucionaria) frenaron en seco. Uno de ellos se detuvo detrás de mí y el otro me cerró el paso. Los uniformados, salieron con las manos sobre la cartuchera del arma y las porras. Me inmovilizaron ambos brazos y lanzaron contra uno de los carros.
Colocaron las esposas, me vaciaron los bolsillos. No se identificaron, cero orden de detención, cero Código Miranda. Los vehículos salieron disparados, buscando Avenida 51 en dirección al municipio de La Lisa.
Ese día (Martes 30 de diciembre de 2014), a las 3pm, la artista plástica cubana Tania Bruguera quiso sacudir más de cinco décadas de modorra monosilábica. En un momento en que muchos quieren hacer preguntas que el Castrismo prefiere no responder. El que esto escribe, también quería expresar las suyas.
Tania intento dar la palabra y el micrófono en libertad. El lugar: la Plaza Cívica. Allí, donde los viejos generales quisieran seguir escuchando los ecos del pueblo pidiendo, ¡paredón!, en nombre de la revolución.
El negocio es con nosotros
Fui bajado del auto policial y conducido directamente al área de los calabozos, en la estación de la PNR ubicada en La Lisa. Al llegar, un individuo vestido de civil se acercó y me señalo por mi nombre. No se identificó, pero los policías le obedecían. Evidentemente, era el oficial de la Seguridad del Estado a cargo del operativo.
Sus palabras, fueron la muestra elocuente del regalo de impunidad, que el gobierno cubano recibió del estadounidense el pasado 17 de diciembre:
–¡Ustedes están comiendo mierda!-grito- ¿De verdad se creyeron que los íbamos a dejar llegar a la plaza?- y añadió-¡El negocio de los americanos es con nosotros, ustedes no cuentan para nada! ¡Sigan creyendo que el hueso es carne, cuando a nosotros nos dé la gana se van a escachar!
 Luego dio media vuelta y se fue riéndose
Me dieron a firmar el documento, donde constaban las pertenencias que se me habían incautado. También un acta de detención.
Ese mismo día 30 de diciembre, aproximadamente a las 6pm, fui retirado del calabozo.
Me esposaron y sacaron de la estación. Fui llevado en un auto policial hasta la carretera de Santa María del Rosario, lugar cercano al poblado del Cotorro en las afueras de La Habana. Me quitaron las esposas y entregaron lo incautado al momento de la detención.
Otros permanecieron detenidos por más tiempo. Las autoridades policiales negaron información a sus familiares sobre donde estaban presos. Un modo de crear temor e incertidumbre. La PNR cumplió, otra vez, el papel de monigote en las manos de la Seguridad del Estado.
Feliz Año Nuevo, o engaño
Ya el gobierno estadounidense manifestó su desacuerdo públicamente, con respecto a esta ola represiva que ha mostrado, una vez más, el verdadero rostro del Castrismo.
Pero faltan las voces de los, “muy preocupados”, defensores del bienestar del pueblo cubano, y promotores de la “oposición leal”. ¿Dónde están los pronunciamientos de Arturo López-Levi, Carlos Saladrigas y “Alfie” Fanjul?

La sociedad civil independiente está a solas consigo misma. Por el camino que van las cosas, lo estará mucho más en el futuro. El régimen no respeta la unidad ni la diversidad, de quienes no piensan ni actúan bajo su designio. No se va a lograr la democracia en nuestro país, haciéndole guiños condescendientes a la dictadura. Comienza un nuevo año, que puede ser el del cambio, o el del fraude y el engaño. La elección, está en nuestras manos

CUBANET.

SIN COMENTARIOS DE MI PARTE