domingo, 19 de octubre de 2014

DESDE "LETRINOAMERICA":ELECCIONES EN BOLIVIA,FARSA ANDINA





BOLIVIA: ELECCIONES

Opositores denuncian un supuesto fraude para dar a Evo Morales el control del Congreso

Archivado en: 
Mencionan actas con votantes 'fantasmas' en varias regiones, errores en la suma de votos, confusiones de números y procedimientos irregulares.
Dirigentes opositores bolivianos denunciaron este viernes un supuesto fraude en el cómputo de los votos en los órganos electorales regionales para que el partido del presidente Evo Morales tenga los dos tercios del Congreso sin el contrapeso de la oposición, reporta EFE.
Morales "tiene apoyo, no cabe duda, pero está queriendo mostrar que tiene más apoyo y que no ha mermado su respaldo, cuando todo el mundo sabe que ha mermado", afirmó el expresidente boliviano Jorge Quiroga (2001-2002).
Al 95,49% del escrutinio de los votos emitidos el domingo, Morales triunfó con un 60,89%; el empresario Samuel Doria Medina cosechó un 24,49%; Quiroga, un 9,13%; el exalcalde de La Paz, Juan del Granado, un 2,77% y el indígena Fernando Vargas, un 2,73%.
Según el expresidente Quiroga, las denuncias en varias regiones sobre actas con votantes "fantasmas", errores de suma, confusión de números y procedimientos irregulares no son un tema menor, sino que alertan sobre un posible robo de escaños parlamentarios a la oposición.
Agregó que si el Gobierno de Morales tiene otra vez dos tercios del Congreso ejercerá una "dictadura institucional" sin el contrapeso de la oposición porque podrá hacer designaciones de afines en los órganos del Estado, como el Electoral y el Judicial.
Esta semana, Morales ha dado por seguro que consiguió los dos tercios del Congreso y ha defendido que con esa presencia parlamentaria impedirá que la oposición frene reformas legales claves como sucedió durante su primer mandato (2005-2009).
El gobernante ha dicho que los dos tercios son una muestra de la legitimidad de su Gobierno y que se acercan a una "democracia comunal", de consenso y unanimidad, al contrario de la "democracia importada" de mayorías y minorías.
Morales ha rechazado las denuncias de fraude afirmando que se trata de disputas por un escaño u otro que no afectan su amplio triunfo, aunque reconoció que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) cometió errores técnicos que le restan confianza y dejan "mucho que desear".
Quiroga, que ha convocado a los opositores a reunir las denuncias para presentarlas ante organismos internacionales como la OEA, la Unasur y la Unión Europea, insistió que se están "fraguando" actas sobre miles de votos desconociendo la voluntad popular.
Uno de los casos ocurrió en la región amazónica de Pando, donde tras haberse cerrado el cómputo se hizo una revisión que dio un aumento de 2 puntos al oficialismo para que llegue al 52,09%, con el argumento de que se confundió un 1 con un 7 y un 6 con 9.
Según Quiroga, en esos votos puede estar la diferencia para que el oficialismo llegue a los dos tercios, ya que algunas correcciones hechas en tribunales electorales regionales dieron un aumento de respaldo al gubernamental Movimiento al Socialismo (MAS).
Doria Medina declaró a los medios que "se ha superado cualquier límite que pudiera explicarse por la ineficiencia e ineptitud del Tribunal Electoral". A su juicio, tantas denuncias dan lugar a pensar que se buscan los dos tercios para el Gobierno.
El empresario pidió la renuncia de los vocales del TSE porque, consideró, perdieron "total credibilidad".
Los vocales del TSE han viajado por las regiones para rechazar las denuncias, en tanto que en algunas ciudades grupos de opositores iniciaron huelgas de hambre contra los supuestos fraudes.
Este viernes, el Tribunal pidió disculpas por la demora en la la difusión de los resultados de los comicios.
En una rueda de prensa en La Paz, la presidenta del TSE, Wilma Velasco, reiteró que el retraso se debe a que durante el proceso hubo una falla técnica que impidió que los datos de los tribunales electorales departamentales fueran enviados al órgano nacional.
Las demoras en la difusión de datos han sido criticadas incluso por la Iglesia católica y la misión electoral enviada por la Organización de Estados Americanos (OEA).