jueves, 10 de julio de 2014

LA CAJA DE PANDORA DE ERNESTO VERA SIGUE EXPULSANDO CACA

Los agentes y el daño que causan.
En la primavera de 2013 Denia Fernández Rey, agente al servicio de la policía política del régimen castrista, dio lugar a que 30 Damas de Blanco de la provincia Santiago de Cuba renunciaran a esta organización de valientes mujeres. El abogado Ernesto Vera Rodríguez (agente Jorge) recibió la orden de la inteligencia castrista de publicar en su blog un artículo sobre el tema que tenía como fin desatar la polémica en medios de prensa serios. La policía política planificó todo y le salió muy bien a pesar de las claras advertencias que a todos hizo José Daniel Ferrer Garcia, Secretario Ejecutivo de la UNPACU.
Un año después de aquel lamentable suceso que sin dudas afectó a las más activas organizaciones disidentes de Cuba, el abogado Ernesto Vera confirma a la UNPACU todo lo que ya sabíamos o sospechábamos sobre varios individuos que siguen el libreto de la inteligencia castrista dentro y fuera del país.
Hace aproximadamente dos meses supimos que una valiente y destacada opositora que en el 2013 no quiso oír las advertencias de Ferrer y protegió a Denia Fernández expulsó a esta de su casa al confirmar que trabajaba para la policía política.
Hace solo unas semanas Denia Fernández, en cumplimiento de otro plan de la policía política contra las Damas de Blanco, junto a otras dos mujeres, que pueden ser agentes o solo personas manipuladas, provocó un incidente en la hospedería del Santuario del Cobre que dio lugar a la expulsión de dicho lugar de 18 Damas de Blanco.
Sin dudas, lo que muchas veces la dictadura de los Castro no puede lograr con amenazas, golpizas, prisión y torturas lo consigue con su labor de inteligencia: los infiltrados, generalmente personas bajo coacción, frustran actividades, desaniman, roban, mienten, enemistan y desprestigian. Todo esto, combinado con la brutal represión obstaculiza el crecimiento de las filas de la oposición prodemocrática y la efectividad de nuestro accionar.
La UNPACU también viene llamando la atención sobre los agentes al servicio de la policía política del régimen castrista que después de hacer mucho daño entre las filas de la oposición terminan emigrando como refugiados políticos cuando su papel principal ha sido como cómplices de los órganos represivos de la dictadura. Recientemente hemos vuelto a confirmar, esta vez por el testimonio de Ernesto Vera, ex agente Jorge,
que Guillermo Espinosa, quien según sus propias palabras está a punto de salir hacia Estados Unidos como refugiado político, es y ha sido siempre un agente al servicio de la policía política de los hermanos Castro.
Según José Daniel Ferrer, fundador de la más grande y activa organización prodemocrática cubana, mientras no combatamos debidamente la infame labor de la inteligencia castrista, no vamos a experimentar de manera rápida el necesario incremento en nuestras filas para hacer posibles los cambios que tanto necesita nuestra patria.