martes, 15 de julio de 2014

Ernesto Vera: de chivato del G2 a “arrepentido”.POR JUAN MARTIN LORENZO

Ernesto Vera: de chivato del G2 a “arrepentido”







Hace dos años y medio, específicamente el 15 de Enero del 2012, que le envié a este individuo una pregunta esencial: ¿Usted es opositor a Castro u opositor de los opositores a Castro?
Aquí está el tweet original:





No recibí respuesta alguna entonces, pero para mí ya era demasiado evidente el propósito de esa cuenta Twitter y de quién era realmente Ernesto Vera. Días atrás, el 30 de Junio del 2014, y por primera vez, recibí una extraña petición de este individuo vía Twitter: sin que mediara ninguna mención, sin siquiera tocar ningún tema en común ni nada que viniera al caso, Ernesto Vera Rodriguez me pidió que lo llamara a su celular, 53162276, o que le escribiera a “su email loynaciano@yahoo.es”.
El intercambio que sostuvimos fue corto y restringido a lo esencial: lo pueden ver en la toma de pantalla que ofrezco como encabezamiento a este post que, repito, ocurrió el 30 de Junio de este año, hace sólo 9 días.
Hoy, con verdadera sorpresa, me encuentro los titulares en el Diario de Cuba, la noticia publicada por “Martí Noticias”, y el post de José Daniel Ferrer y el video del “arrepentimiento” de Ernesto Vera. No voy a repetir lo que todos pueden leer a través de esos enlaces a estas páginas, la pregunta esencial es:
¿Se puede creer en Ernesto Vera?
¿Está verdaderamente ‘arrepentido’?
¿O es sencillamente una nueva faceta de su doblez como agente de la Seguridad del Estado?
Cada uno de ustedes puede responder a esas preguntas como desee, libres son de hacerlo.
¿Mi opinión personal?
Yo ya estoy HARTO de sujetos como este, esencialmente manipuladores, mentirosos de profesión y espíritu, a quien en más de una ocasión mucha gente señaló como lo que era, es y seguirá siendo: un  chivato.
Dice que fue extorsionado por la Seguridad del Estado y BLABLABLA.
Sí, esos órganos acostumbran a hacer ese tipo de acción, lo han hecho en el pasado y lo seguirán haciendo en el presente y futuro, es su 'trabajo regular' por excelencia: reprimir, extorsionar, doblar brazos, romper voluntades.
La pregunta que me he estado haciendo es: aún el 30 de Junio este sujeto seguía con su guión de “opositor”-encubierto-chivato, ¿para qué entonces quería comunicarse conmigo vía teléfono o correo electrónico? ¿Para ‘disculparse’ o para su habitual petición de dinero, como lo ha hecho con otros cubanos emigrados?
Sí, porque este sujeto y la tal Eunice Madaula usualmente solicitan dinero vía “Mensajes Directos” a sus seguidores en Twitter.
En menos de 8 días ¿cambió de opinión y se ‘arrepintió’?
Ya sé que de ‘arrepentidos’ y acomodados hoy en Miami podemos llenar páginas y páginas de un libro. Pero esta historia puede servirle de cuento a cualquier otro, como ha servido de leyenda las historias de guardaespaldas de Fidel Castro y de oficiales de ‘inteligencia’ del G2 cubanos, hoy paseándose por las oficinas de Radio Martí y del resto de las emisoras de radio y de televisión de la Florida.
Para mí, este, como tantos otros, es lo que fue: un chivato. No lo dejará de ser.
Si después de tanto “brete patriótico” entre José Daniel Ferrer y Ernesto Vera - ¿se acuerdan? -, José Daniel perdona al “arrepentido”, pues que le dé su abrazo y cultive su humilde “amistad” que, por demás, le servirá de lazo a su cubano cuello.
Porque este tiene de arrepentido lo que Raúl Castro tiene de reformista: NADA.