viernes, 20 de junio de 2014

EL DINERO ' DEGENERADO ' MIAMI - CASTRO ...

Jan y Cuje
Escrito por Roberto Luque Escalona    Martes, 17 de Junio de 2014 10:03    Imprimir E-mail
 











*Hay disparates que son peligrosos para mí, aunque no sea yo quien los cometa. El peligro está en que pueden provocarme esa grave enfermedad del espíritu que en Cuba se conocía como guilladera. Si alguien de la prensa local dice que el amante (más bien uno de los amantes) de la Reina Margarita de Valois, la putanesca Margot, fue guillotinado en La Bastilla, no puedo evitar pensar que yo nunca escribiría algo así, sabiendo, como sé, que la guillotina, la guillotina, ese trasto para cortar cabezas, se comenzó a utilizar en Francia a fines del siguiente siglo.
De la Historia al Deporte: tampoco se me ocurriría llamar al equipo campeón del 2006, “el Heat de Shaquille  O´Neal y Gary Payton” sabiendo que Payton, entonces al borde del retiro, era sólo el back up de Jason Williams, el point guard titular. Por cierto, si el Heat, con los jugadores que tiene, encontrara otro point guard como J-Will, sería un equipo invencible.
*Los votantes se oponen al embargo, quieren viajadera por la libre, pero Ileana Ross y Mario Díaz-Balart, que abogan por lo contrario, no es que ganen una y otra vez las elecciones; es que ya ni siquiera tienen contrarios y no tienen que gastar tiempo, dinero y energías en las campañas electorales.
*En las primarias de Virginia, el desconocido candidato del moribundo (¿?) Tea Party acaba de barrer a Eric Cantor, líder de la mayoría republicana en el Congreso, apoyado por el Establishment del GOP. “La noticia de mi muerte me parece una exageración”, dijo alguien famoso; creo que Mark Twain.
* “Yo no soy loca. Yo soy homosexual”, me dijo un día alguien a quien quiero y respeto. Los que desfilan tras Mariela Mirabal Espín portando una foto del Che Guevara, que tanto los odiaba, son, sin duda alguna, locas. Locas desorejadas ¿Vieron las fotos en el Nuevo Herald? Para ser homosexual, ¿es necesario ser también un mamarracho? Este circo callejero me ha hecho recordar al poeta Allen Ginsberg, que cuando estuvo en Cuba para solidarizarse con la Robolución proclamo a los cuatro vientos su homosexualismo. ¡Y de qué manera!: “Yo ser un poeta marricón y querrer acostarme con el Che Guevarra”.
* “Nuestras curvas, nuestros andares, nuestra gracia”, dice Michelle Obama en el funeral de Maya Angelou, refiriéndose a la belleza de las mujeres negras, alabada por la difunta poetisa. ¿No hay negras feas y chambonas? Bueno, dejemos eso. Habría que  darles a leer a los deportistas negros y ricos los versos de Angelou a ver si dejan de discriminar a las morenas en favor de las blancas.
Esto me recuerdo un verso de otro famoso poeta negro, el senegalés Leopold Sedar-Senghor. “Femme noire, femme belle” (Mujer negra, mujer bella), escribió Sedar-Senghor… que se casó con una rubia.
¿Qué me llamarían si yo dijera que no hay mujeres tan bellas como los blancas? No, no me lo digan, que ya lo sé: racista.
*¿Yasiel Puig chivato? Ojalá que no. A diferencia del siniestro Aroldis Chapman, sobre el que pesa la misma acusación, el loquito de los Dodgers me cae bien. Además, sus números en los primeros 150 juegos como bigleager son casi como los de Canseco. Casi.
*Loria, el canalla estafador, además de sus estafas, nos trajo al chavista y castrista Ozzie Guillén para que dirigiera a los Marlins. Ahora trae al energúmeno y cheguevárico Mike Tyson para que lance la primera bola en un juego. ¿Hasta cuándo esta ciudad va a soportar a ese Goddamn son of a bicht?
*En estos días se han efectuado en Miami algunos partidos amistosos como preparación para el Mundial, con asistencias que han llegado a los 40,000. ¿Dónde? Pues en el “Joe Robbie” o como se llame ahora. Una vez más me pregunto por qué el equipo de Beckham no puede jugar en ese magnífico estadio y necesita otro nuevo; por cierto, con un tercio de la capacidad del estadio de los Marlins.
*En 1954, en el primer Mundial después del Maracanazo, el que tuvo lugar en Suiza y vio caer en la final a Hungría, que como Brasil en 1950 era considerado el favorito, en ese Mundial, les decía, participó un jugador brasileño que hubiera sido un ídolo deportivo en la Cuba de hoy. No por su calidad, aunque calidad tenía, sino por su nombre; más bien su mote.
Es  común entre los jugadores de Brasil ser conocidos por un mote: Garrincha, Pelé, Tostâo, Careca, Dunga, Cafú, Kaká. ¿Qué cómo le llamaban al jugador de que les hablo? Lo siento, pero no se los puedo decir. Si es usted curioso y  se empeña en saberlo le diré que el mote de ese jugador es la palabra favorita de los asequevolás, una que ha sustituido a todas las demás palabrotas, esa que, si se les prohibiera pronunciarla, se quedarían poco menos que mudos, pues siempre la tienen a flor de labios. Búsquelo en el roster del equipo de Brasil en 1954. Una pequeña ayuda: el mote empieza con P.
*¿Qué equipo ganará la Copa Mundial de Fútbol? España, Brasil, Argentina, Alemania, Holanda: uno de esos. Lo que no me cabe duda es que, después de tantos millones invertidos y de las protestas que ello ha generado, si no gana la Seleçào, se armará tremenda cagaçâo.
* “No hay un país en el mundo donde la colonización económica y la humillación y explotación del pueblo sean peor que en Cuba”. ¿Fidel Castro? ¿El Che Guevara? ¿Blas Roca? Naaa. John F. Kennedy. Con ese cagajón parqueado en la silla turca, no es de extrañar su desempeño en lo de Bahía de Cochinos y la Crisis de los Misiles.
*Los babalaos: chivatos en Cuba; en Miami, contrabandistas de dinero producto de estafas. Allá y aquí, vividores que viven de la ignorancia y la superstición. Los detesto con la misma intensidad con que algunos detestan a los curas.
*Elogiar a un político de Miami siempre implica riesgos. Hace poco alabé a Xavier Suárez por votar en contra del esquelético trato firmado por el condado con Mickey Arison, el voraz dueño del Heat. Ahora Suárez se aparece diciendo que “Miami es la ciudad favorita del mundo”. Hay algo en el ambiente que provoca esos ataques de bobería, pero no sé qué pueda ser.
Eso sí, ni Suárez ni Carollo ni Ávarez ni Gíménez ni Regalado pueden competir con el venezolano Luigi Boria, Alcalde de la “ciudad” de Doral. Su elogio de la violencia en la toma de posesión del nuevo administrador es algo que no tiene paralelo.
* “La vida del hombre humilde que quiso convertirse en el más rico y poderoso”, dice un promo (o como se llame eso) de la telenovela El Señor de los Cielos, apología de un marimbero asesino, un crápula de Cinco Estrellas. Tony Montana (Scarface) también era un hombre humilde que quiso convertirse en el más rico y poderoso, pero, a pesar de estar encarnado por un gran actor como Al Pacino, resultaba un personaje repulsivo. Es lamentable que en la glorificación de esos delincuentes haya participado un escritor de tanta calidad como Arturo Pérez-Reverte, autor de La Reina del Sur. “Una hideputa puta” era la tal reina, para definirla con palabras de don Quijote.
*¿Así que los cubanos no sabían que Esteban Dido tenía una isla privada, que si Onassis tenía su Scorpios él tenía su Cayo Piedras? Entonces, fuera de su círculo íntimo, sus cachanchanes y guardaespaldas, ¿era yo el único que lo sabía? Lo raro es que no recuerdo cómo me enteré, lo que me hace pensar que el asunto era un secreto a voces.
Prueba: en mi novela El Profesor, publicada hace doce años, un hombre  secuestra a un famoso escritor amigo de Esteban para canjearlo por su hijo, retenido en Cuba. La operación tiene éxito, por lo que el secuestrador (que ha logrado liberar a su hijo) y el secuestrado (que sabe cercano el fin de su cautiverio) están, ambos, muy contentos.
-Te veo de muy buen humor, maestro – dice el secuestrador- Para reforzarlo, te prepararé un desayuno como los de Cayo Piedras.
-¿Qué sabes tú de Cayo Piedras ni de sus desayunos?-contesta el secuestrado.
-Me los imagino. Yo también tengo mi imaginación, no vayas a creer.
Los lujos de Fidel Castro son para los cubanos de allá como el humo de los crematorios para los alemanes en tiempos de Hitler. “¿Eso? Yo creía que era una fábrica”, decían los alemanes. ¿Qué el Comandante vive como un potentado? Propaganda enemiga. A veces, cuando estoy “con el moño virao”, me dan ganas de llamarlos con una frase de Juan el Bautista: “¡Raza de víboras!”.
*Cárcel para Ezra Pound, honores para Hanoi Jane, “modelo de mujer americana” según una de las actrices que la elevaron a las alturas en el homenaje que se le rindió en el corrupto Hollywood. ¿Acaso las americanas suelen ser traidoras,  chivatas y “pasteleras”? No lo creo. Quizás Lily Tomlin, la de la frase, y Meryl Streep, Sally Field, Cameron Diaz y las otras brujas que la corearon sí lo sean. Por si no lo saben o lo han olvidado: en jerga cubana, “pastel” significa  “sexo en grupo”, actividad recreacional que la Fonda, según propia confesión, practicaba en compañía de uno de sus maridos, el cineasta francés Roger Vadim.
En cuanto a Pound, uno de los grandes poetas americanos del siglo XX, estuvo once años encerrado por hacer propaganda a favor del gobierno fascista durante la II Guerra Mundial. El fascismo fue benigno si se le compara con el viet cong y Benito Mussolini un santo comparado con Ho Chih Minh.
*Aunque los expertos (¿Qué expertos? Bueno, al diablo) afirman que la inmigración ilegal y también la legal procedente de Letrinoamérica aporta grandes beneficios a la economía del país, lo cierto es que también tiene sus inconvenientes. Se habla del incremento de la delincuencia y de los gastos en educación y atención médica; sin embargo, los más de 61,000 millones en remesas no se mencionan como una forma, y no precisamente benigna, de descapitalización. Dinero generado aquí, va a parar allá. 
Descapitalización: así le llaman los comunistas y populistas letrinoamericanos al envió a Estados Unidos de las ganancias producidas por una inversión de capital. Los ilegales no invierten un centavo aquí; por el contrario, generan gastos. Luego, a mandar dinero a México, a Guatemala, a El Salvador, a la República Dominicana, al Ecuador. En cuanto a Cuba, es más lo que llevan que lo que envían; para eso están aquí.
Por último, la constante  y siempre en aumento violación de la ley, que comienza con la entrada ilegal al país. La última faceta de este relajo: decenas de miles de menores centroamericanos cruzando la frontera. Esos infelices no saben, no pueden imaginar que son un instrumento, uno más, en el proceso de destrucción del país, en su conversión en un Estado totalitario.


 http://www.libreonline.com