martes, 6 de mayo de 2014

Y ESTOS COMEMIERDAS NO TIENEN OTRA COSA QUE HACER??

Se reúne la Alianza Nacional Cristiana y es redactada una carta que será entregada al Consejo de Estado de la República de Cuba.

Se reúne la Alianza Nacional Cristiana y es redactada una carta que será entregada al Consejo de Estado de la República de Cuba.
Reunión de pastores de la Alianza Nacional Cristiana (ANC), efectuada en el Vedado, en esta se firmó la última carta con respecto a la demanda de la ANC  y al  ayuno que realiza el Pr. Morejón desde hace 28 días  que el lunes 5 se entregará en el Consejo de Estado para el Gral. Presidente Raúl Castro Ruz.




Reunión de la Alianza Nacional Cristiana de Cuba, de derecha a izq. Rev.: Manuel Alberto Morejón Soler, Rev. Israel Morejón Mena, Ap. Carlos Alberto Montoya Palomino, Pr. Alejandro Hernández Cepero, Mis. Lázaro de Armas Martínez, Sr. Hilario Rodríguez Cruz (visitante), Pr. Aurelio Amador Abreu Herrada
A continuación la carta dirigida al Presiente del Consejo de Estado de la República de Cuba.
      Alianza Nacional Cristiana 
Calle 27 Nº 1003 Apto 18  E/ 8 y 10 Vedado C/P 10400 La Habana
Teléf: 537 833 54 67 Móvil 053 316441
Email: 
alianzacristiana777@gmail.com
La Habana, 3 de mayo de 2014
Sr. Presidente del Consejo de Estado y Consejo de Ministros Gral. Raúl Castro Ruz.
Saludos cordiales:
La Oficina de Asuntos Religiosos del Comité Central de Partido Comunista de Cuba, dirigida por la Dra. Caridad Diego Bello, por las múltiples evidencias de las reclamaciones que hacemos, se puede afirmar que nunca se han querido reconocer las verdaderas necesidades y menos contribuir en la solución de los problemas que padece la Nación en cuanto a asuntos religiosos, contrariamente a lo que se supone que debieran hacer, han sido una verdadera piedra de tropiezo para la iglesia cubana.
Un ejemplo fehaciente de esta violación de derechos constitucionales es el boicot del anteproyecto sobre la ley de cultos y asociaciones, elaborado en base a los derechos de reunión, manifestación y asociación; amparados en el Artículo 88, inciso g)  sobre la iniciativa de leyes y entregado en la Asamblea Nacional del Poder Popular  desde el año 2006 para que sea promulgada la tan necesaria “Ley de Cultos y Asociaciones Religiosas.
Las demandas del Pr. Manuel Alberto Morejón Soler, a nombre de la unidad de todos los creyentes y de la Alianza Nacional Cristiana de la cual es supervisor general, están fundamentadas en la Carta Magna de la República de Cuba que expresa en su Capítulo I, Artículo 8:
“El Estado reconoce, respeta y garantiza la libertad religiosa. En la República de Cuba, las instituciones religiosas están separadas del Estado. Las distintas creencias y religiones gozan de igual consideración”.
Pero realmente las únicas instituciones religiosas privilegiadas que gozan consideración son las reconocidas legítimamente por el Gobierno, porque la suma de las Iglesias independientes, del Movimiento Apostólico y Ministerios Evangélicos, exceden de 500 instituciones sin ser reconocidas legalmente. Estas padecen represiones y limitaciones porque no están al amparo de una ley de cultos, sin contar los muchos cultos no-cristianos, que desdichadamente están arrinconados en el olvido y sin un mínimo de consideración.
¿Son acaso tan difíciles de responder las demandas solicitadas?
  • 1- Se establezca una ley en la cual sean eliminadas todas las restricciones en materia de libertad religiosa, siempre que estas estén acorde con las leyes vigentes por parte del Gobierno y el reconocimiento oficial de todas las confesiones religiosas.
  • 2- El cese del hostigamiento a los pastores.
  • 3- Finalice la discriminación a los hijos de los cristianos en las escuelas.
El Pr. Manuel Alberto Morejón Soler  comienza el segundo mes del ayuno de alimentos, que inició el lunes 7 de abril, pero ahora ingiriendo solamente agua, requiriendo  una respuesta oficial a las demandas antes expuestas.
Junta directiva de la Alianza Nacional Cristiana
Ap. Carlos Alberto Montoya Palomino, Pra.Bárbara Luisa Carmona Ibáñez, Rev. Israel Morejón Mena, Pr. Aurelio Amador Abreu Herrada, Diácono Juan José Matamoros, Rev. Manuel Alberto Morejón Soler.
P/D. Esta es la  última carta que se remitirá al Consejo de Estado con respecto a este asunto.

Publicado por [R en R]


NOTA MIA MUY PARTICULAR:
DESPUES DE REIRME DE TANTAS IMBECILIDADES Y DESCAROS,LES DEJO A ESTOS RELIGIOSOS Y AL PUEBLO DE CUBA ESTE ARTICULO:




Testamento de 

Pito Pérez


Lego a la Humanidad todo el caudal de mi amargura.
Para los ricos, sedientos de oro, dejo la mierda de mi vida.
Para los pobres, por cobardes, mi desprecio, porque no se alzan y lo toman todo en un arranque de suprema justicia.
¡Miserables esclavos de una iglesia que les predica resignación y de un gobierno que les pide sumisión, sin darles nada en cambio!
No creí en nadie. No respete a nadie. ¿Por que? Porque nadie creyó en mi, porque nadie me respeto. Solamente los tontos o los enamorados se entregan sin condición.
¡Libertad, Igualdad, Fraternidad! ¡Que farsa mas ridícula! A la Libertad la asesinan todos los que ejercen algún mando; la Igualdad la destruyen con el dinero, y la Fraternidad muere a manos de nuestro despiadado egoísmo.
Esclavos miserables, si todavía alientan alguna esperanza, no se paren a escuchar la voz de los apóstoles: su ideal es subir y permanecer en lo alto, aun aplastando tu cabeza. “Si Jesús no quiso renunciar a ser Dios, ¿que puedes esperar de los hombres?…
¡Humanidad, te conozco; he sido una de tus victimas! “De niño, me robaste la escuela para que mis hermanos tuvieran profesión; de joven, me quitaste el amor, y en la edad madura, la fe y la confianza en mi mismo. ¡Hasta de mi nombre me despojaste para convertirlo en un apodo estrafalario y mezquino: Hilo Lacre!
Dije mis palabras, y otros las hicieron correr por suyas; hice algún bien, y otros recibieron el premio.
No pocas veces sufrí castigo por delitos ajenos.
Tuve amigos que me buscaron en sus días de hambre, y me desconocieron en sus horas de abundancia.
Cercaronme las gentes, como a un payaso, para que las hiciera reír con el relato de mis aventuras, ¡pero nunca enjugaron una sola de mis lagrimas!
Humanidad, yo te robe unas monedas; hice burla de ti, y mis vicios te escarnecieron. No me arrepiento, y al morir, quisiera tener fuerzas para escupirte en la faz todo mi desprecio.
Fui un Pito Perez: ¡una sombra que paso sin comer, de cárcel en cárcel! Hilo Lacre: ¡un dolor hecho alegría de campanas!
Fui un borracho: ¡nadie! Una verdad en pie: ¡que locura! Y caminando en la otra acera, enfrente de mi, paseo la Honestidad con su decoro y la Cordura y su prudencia. El pleito ha sido desigual, lo comprendo; pero del coraje de los humildes surgirá un día el terremoto, y entonces, no quedara piedra sobre piedra. “¡Humanidad, pronto cobrare lo que me debes!.