domingo, 4 de mayo de 2014

PARA ESTO NECESITABA LA DICTADURA A YOANIS SANCHEZ!!!

VERGUENZA PARA LOS VENDEPATRIAS QUE RECIBIERON COMO UNA REINA A ESTA EMBAJADORA DEL DIALOGO EN LA CAPITAL DEL EXILIO.
VERGUENZA PARA ESE ADMINISTRADOR DE LA TORRE DE LA LIBERTAD QUE LA CONVIRTIO EN LA TORRE DE LA INFAMIA AL ENTREGARLES PREMIOS A ESTA SINVERGUENZA
VERGUENZA A LOS EX-PRESOS POLITICOS QUE SE ATREVIERON A INVITAR ESTA MUJER A LA CASA DEL PRESO EN NOMBRE DEL EXILIO CUBANO.
AQUI LA TIENEN EN SUS FUNCIONES,SEAN HONRADOS AHORA PARA RECONOCER ERRORES Y RECTIFICAR
SEAN HONRADOS Y RECONOZCAN QUE ESO HONRA Y ENGRANDECE A UN OPOSITOR CUBANO
Jorge Luis Llanes Naranjo


#CubaNow y Yoani Sánchez




Fragmento del cartel de la campaña de #CubaNow. (USATODAY)

El grupo que aboga por un cambio de política estadounidense hacia Cuba utiliza la imagen de la bloguera y una frase suya. ¿Qué nuevas proposiciones aporta?
El cartel de #CubaNow por el fin del embargo —supongo que el Metro de Washington no haya cobrado poco por colocarlo—, exhibe a Obama y Yoani Sánchez, con una frase de ella: "porque autonomía económica es autonomía política".
De entrada la frase se parece a muchas del estandarizado corte de "abríguese cuando haga frío"… De una simpleza extraña —seguramente sacada de contexto— a la inteligencia que tiene Yoani Sánchez. O peor: discriminatoria de las neuronas de los usuarios del Metro. Nada aguda, ni una pizca de sagacidad.
Para colmo falsa, refutable con ejemplos obvios. Lo mismo que la tan repetida frase del satírico latino Juvenal: "Mente sana en cuerpo sano", porque puede haber una mente podrida en un cuerpo olímpico o una digna de san Francisco de Asís en un obeso o paralítico…
¿Acaso la autonomía económica de un panadero o bodeguero alemán lo independizaba del nazismo? ¿Puede el dueño de un paladar habanero —right now— sentirse con independencia política ante un oficial de la Seguridad del Estado? ¿Se considera autónomo un pequeño agricultor o arrendatario de tierra frente a lo que —en su conocida obsesión por no ceder controles— se le ocurra hacer al Gobierno? ¿Tiene algo que ver el dinero que tú tengas con una acusación de diversionismo ideológico o propaganda enemiga?
La historia de Cuba, de 1959 hasta hoy, abunda en ejemplos que contradicen la aparente consecuencia. Muchos fusilados eran dueños de propiedades; decenas de miles de familias sobreviven gracias a las remesas que reciben, sin que por ello tengan el menor acceso a determinar su poder adquisitivo, a saber cuánto vale su dinero, su "privilegiada" autonomía que el Gobierno saquea.
#CubaNow abre preocupaciones... Porque ni now ni yesterday. El problema cubano es no hipotecar más el cercano tomorrow. Aunque haya organizaciones en Estados Unidos que den la impresión de solo revolver el now tramposo y los trucos del yesterday, como al parecer comete este recién creado grupo.
Su paquete de proposiciones —a juzgar por la información publicada— tiene de novedoso lo que el helado de mantecado y el descubrimiento del agua tibia: que los estadounidenses deben aceptar el actual gobierno cubano, viajar libremente a la Isla, invertir ilimitadamente en negocios y demás derechos derivados del fin del embargo.
Sin embargo —nada embargado—, su director Ric Herrero aseguró que #CubaNow pretende cambiar la forma en que Estados Unidos piensa su política hacia Cuba. Y aquí aumentan las reticencias: ¿Qué es Estados Unidos para este promotor, cuando se sabe que el tema cubano es un asunto doméstico, determinado por los cientos de miles de cubanos ciudadanos —además de los residentes que pronto lo serán—, con exacto derecho a elegir sus representantes, senadores, alcaldes, hasta al presidente?
En la política hacia Cuba los exiliados —pueden llamarnos comunidad cubana en el exterior— somos y seremos decisivos, porque hay un detalle irreversible: Nunca antes Cuba dependió más de Estados Unidos que now. ¿O acaso Ric Herrero tiene en la manga algún sorprendente giro para que Miami deje de ser la segunda ciudad de Cuba o para que los exiliados no aspiremos al derecho al voto en nuestro país de origen y de angustias, cuando deje de ser unipartidista?
Quizás sea sano que el buscador de autonomía sepa que a los cubanos en Estados Unidos nos preocupa que allá dentro —después que pagamos el bulto de la cuenta— solo tenemos derecho a callarnos porque nos fuimos. Nada que ver con los derechos de los mexicanoestadounidenses, para solo citar un ejemplo cercano, contrastante, humillante para Cuba.
La ayuda que México brinda a sus ciudadanos en el exterior podría ser una de las solicitudes de #CubaNow a La Habana. Conseguir que hagan lo mismo obtendría una  buena respuesta de nuestros representantes en Washington, ¿o es que el embargo es de un solo lado?
Otro de los promotores, Alex Castellanos, reconoce la existencia de una "nueva ola de energía presionando por una nueva aproximación" (a Cuba) de "la política cubanoestadounidense". Así de sencillo. Lamento que el tal tsunami sea una falsa alarma. ¿Aproximarse a los despojos guerrilleros en el último inning biológico? ¿Aproximarse al "periodismo" de Granma? ¿Aproximarse al saludo de los niños cada mañana con la imagen del Che Guevara?
Sin pertenecer a ningún grupo o tener dinero para pagar posters, sin ser intolerante con las ideas diferentes o cerrado ante los cambios, al contrario, abierto a las fertilidades de la polémica, lo menos que se puede exigir es argumentos concisos —sin cantinfleos— a situaciones que #CubaNow no puede brincarse sin herir la sensibilidad y la razón, como la crueldad contra los disidentes pacíficos, punta de un iceberg cotidiano donde represiones y miedos no gozan precisamente de  "autonomía".
#CubaNow puede estar llena de buenas intenciones, libre de sospechas acerca de que detrás haya capitales inescrupulosos interesados en el Puerto del Mariel o raras subvenciones para obtener franquicias aéreas regulares. Con lo que su programa no puede es con otro cartel, donde Raúl Castro se abraza a su hermano mayor, sonriente, right now, con la esperanza de proseguir en su interminable tomorrow.
Yoani Sánchez sabe que ese mismo cartel del Metro de Washington no podría ponerse en las guaguas cubanas. Actúa y proyecta porque ha interiorizado que "no solo de pan vive el hombre", que autonomía económica no garantiza autonomía política… Pero quizás la valiente y profesional bloguera deba recordarle a #CubaNow que la frasecita de pronto confunde —como decía mi abuela—  leche con magnesia.    

Relajar las sanciones vs. derechos humanos. #CubaNow explica sus propósitos





Nuevo grupo de cubanoamericanos pide a Obama suavizar el embargo