domingo, 18 de mayo de 2014

Mi única intención es esclarecer el caso de Sonia Garro .Dania Virgen





“Mi única intención es esclarecer el caso de Sonia Garro” - Respuesta al abogado independiente René Gómez Manzano
mayo 15, 2014 |  Dania Virgen Garcia    - 



LA HABANA, Cuba.- 

El pasado 5 de mayo se publicó en Cubanet 

un artículo de opinión del respetado jurista independiente René Gómez Manzano asegurando que las irregularidades en el desempeño de la abogada Amelia Rodríguez, que esta reportera mencionó en un artículo, son dudosas.

Estoy precisada, por el artículo del doctor Gómez Manzano, a desenredar este suceso tan penoso.
En el caso de Madelaine Lázara Caraballo, ex presa política, acusada de varios delitos injustificados y sancionada a tres años de privación de libertad, actualmente en libertad condicional, la abogada Amelia Rodríguez Cala realizó un cambio de medida cautelar, el 18 de octubre, 18 días después de Madeleine ser condenada a prisión preventiva.
La petición fiscal le fue entregada a Madelaine Lázara Caraballo en la cárcel, siendo cerrada el 15 de mayo de 2013. La letrada nunca visitó a Madelaine en la prisión. Esta reportera facilitó transporte y ayuda para llevarla, pero la letrada siempre tenía una disculpa.
Luego, cuando la letrada Rodríguez Cala fue a un viaje a Estados Unidos, pasó el expediente a la abogada Belkis Maura Duarte, del propio bufete.
El segundo cambio de medida presentado fue en la solicitud del escrito de conclusiones provisionales el 24 de junio de 2013, junto a una súplica. Ahí fue cerrado el expediente.
Madglawdys Aneiro Caraballo, hija de Madelaine, hizo el convenio del contrato, pero quien recibió toda la información directa por las dos abogadas fue esta reportera. Eso está publicado en Primavera Digital, Miscelánea de Cuba, el blog Cuba Por Dentro, Cubanet, y otros sitios.
El escritor Ángel Santiesteban-Prats realizó una llamada telefónica pidiendo mi ayuda, el pasado año. Me contó que hacía seis meses no sabía sobre el proceso de revisión al Ministerio de Justica, hecho por la abogada Rodríguez Cala, el 4 de julio de 2013, proceso contratado por el activista Antonio Rodiles.
El 8 de enero me personé en el Ministerio de Justicia. Allí me hice pasar por un familiar del sancionado; me atendió la funcionaria Agustina, quien me explicó que no recordaba que hubiera pasado por sus manos el nombre del escritor. Cuando revisó días después, me explicó que el escrito había sido archivado, debido a que la abogada Rodríguez Cala no había entregado la copia autorizada del Convenio de Servicios Jurídicos. También, la funcionaria me dijo que en muchas ocasiones había contactado con la letrada, pero nunca se presentó.
Insistí en varias ocasiones para comunicarme con la letrada en su casa y bufete, pero jamás me respondió. Tuve que hacer un nuevo proceso de solicitud de revisión para que se pudiera reabrir el caso, autorizado por el propio escritor, al que le pedí que no hiciera pública esta situación.
La ex presa política Niuka Luque, cliente de la letrada, tuvo las mismas dificultades. La hija de Niurka, Suanet, quien hizo el contrato, me comunicaba que cada vez que iba al bufete, la abogada no se encontraba.
En el caso del matrimonio de presos políticos Sonia Garro y Ramón Alejandro Muñoz, en el expediente y hoja de trámite de la abogada visto por la propia acusada, notó que no existían las diligencias a las que aludí. La copia de sentencia de los acusados fue entregada a Sonia Garro por el nuevo abogado, hace pocos días.
Días después de haberse publicado las informaciones del pasado 23 de abril por el periodista Luis Felipe Rojas y la respuesta del abogado independiente René Gómez Manzano, el 5 de mayo, la abogada de los disidentes, ante tanta insistencia, entregó las pruebas de los acusados el pasado 10 de mayo a la directora del bufete, con una nota que decía que a raíz de la información dada a esta reportera, ella hacía entrega de las mismas.
Ni estoy de parte del abogado Manuel Alonso Díaz ni de la letrada Amelia Rodríguez Cala. Mi intención es conseguir que se esclarezca el caso de los presos políticos Sonia Garro y Ramón Alejandro Muñoz, que llevan más de dos años injustamente presos, sin juicio.
La propia Sonia Garro me envió un escrito autorizándome a recibir toda información por parte del abogado.
El nuevo defensor presentó solicitud de señalamiento del juicio oral. Allí esbozó las irregularidades. Una copia de esto le fue entregada a esta reportera por Sonia Garro; la escaneé y envié a varios contactos en Cuba y el exterior.
Pido disculpas a todos aquellos disidentes que puedan haberse ofendido por mis escritos a favor de una causa justa.
tomado de Cuba Democracia y Vida