lunes, 21 de abril de 2014

PROHIBIDO OLVIDAR.POR ALEJANDRO RODRIGUEZ






Prohibido olvidar.
Yo nací en una bella isla del caribe que esta enferma de tirano hace mas de 55 años, isla de gente noble con un Dictador terrible, isla de tradiciones que se van perdiendo producto de una represión que no tiene comparación.
Desde muy temprana edad yo conocí la tortura, vi. como encarcelaban a mis amigos por la protesta, sentí el miedo de niño que crece y se transforma en el coraje de joven que lucha por ser libre.
Como olvidar cuando te atacan en las escuela a muy temprana edad por familiares que piensan diferente al sistema, ver como maestros siembran el odio en tu contra para ganar puntos y quizás un televisor o una lavadora al final de su jornada.
Como olvidar cuando los comités a forma de comparsa te daban actos de repudio tratando de humillarte de manera brutal, yo siempre digo trataban pues nunca lograron su objetivo, nunca se siente humillación cuando se te ataca pero estas convencido que luchas a favor de la razón y la justicia.
La tiranía de Cuba tiene como uno de sus logros la degradación moral de muchos de mis coterráneos, eso no lo puedo olvidar. Como olvidar que convirtió mi patria en un paraíso de pedófilos y viejos libinidosos en busca de chicas jóvenes, que ahogan sus quejidos de protesta en el alcohol.
Esta tiranía tiene como otro de sus logros enfermar mi alma con la carencia del olvido, casi todos en el mundo tienen derecho a olvidar parte de momentos desagradables de su vida, yo perdí esa cualidad, ellos lograron que mis principios no permitan el olvido.
Muchas veces conversando con mi almohada le pregunto como soy capaz de no sentir odio, de no querer venganza, de solo como ser humano pedir justicia. Como respuesta tengo el que yo, a diferencia e ellos no soy un asesino, que lucho por igualdad, por un futuro de libertad.
Yo no regreso a la tierra que me vio nacer hasta que no cambie el sistema, si lo hiciera le faltaría el respeto a mi dignidad y violaría una conducta que mantiene mis principios, los mismos que me recuerdan cada día que esta prohibido olvidar.

Alejandro Rodríguez
Abril, 21, 2014