lunes, 28 de abril de 2014

EL PLAN TORRIENTES QUE NUNCA FUNCIONO.OTRA BURLA AL EXILIO CUBANO

POR ESO NO SE PUEDE CREER EN NINGUN PAYASO CON COMPLEJO DE GUERRERO.DE ESTE GRUPO SOLO SE HABLA DE UNA INCURSION A CUBA DONDE AMETRALLARON UN PUEBLO DE PESCADORES MATANDO UNA NIÑA PARA AUMENTAR MAS EL ESCANDALO DE LOS CASTROS LLAMANDO TERRORISTAS Y ASESINOS A LUCHADORES Y OPOSITORES CUBANOS.
EL PLAN TORRIENTES:RECOLECTARON DINERO PARA COMPRAR COHETES Y ATACAR LA BASE NAVAL DESDE TERRITORIO CUBANO Y FINGIR ASI UBN ATAQUE COMUNISTA QUE PROPICIARA LA INVASION AMERICANA.NINGUN GRUPO DEL EXILIO APOYO ESTE PLAN PARA MUCHOS ERA UNA LOCURA,PARA OTROS UNA ESTAFA Y LOS "PONE BOMBAS" DE EMBAJADAS ESOS...SE CAGARON EN LOS PANTALONES.
A TORRIENTES LO ENCONTRARON CON VARIOS AGUJEROS CALIBRE 45,NADIE SABE A CIENCIA CIERTA QUIEN FUE, NI LA PLATA NI LOS COHETES APARECIERON.
TRAIGO AQUI UN INTERESANTE ARTICULO:
Jorge Luis Llanes Naranjo




MEA CULPA” EN EL "PLAN TORRIENTE"
 
 

Por Esteban Fernández
 
 
Algunas personas habrán notado mi desconfianza por figuras que han surgido últimamente en Cuba y en el exilio. La falta de fe no solamente me la produce un estudio de la situación interna cubana sino errores personales y decepciones propias que me hacen no confiar ciegamente en nadie y pongo en tela de juicio a todo el mundo. Y claro está que desgraciadamente pudieran pagar justos por pecadores.
 
Verdaderamente creí -desde luego, sin levantarle un altarito- en José Elías de la Torriente. Desde el primer momento el viejo me cayó bien. No encontraba en él ningún motivo para querer engañarnos. Dinero tenía, poseía un hogar completamente decente,  y era miembro de una familia respetable. ¿Para qué iba a meterse en un berenjenal innecesario?
 
Lo conocí personalmente, hablé con él en innumerables ocasiones. Me lució un hombre tranquilo, sincero, correcto, seguro de sí mismo e incapaz del alarde ridículo.    Y decidí cooperar con él.
 
Claro que mirando la situación con el espejo retrovisor, y con mi experiencia actual,  debí acosarlo a preguntas hasta obtener respuestas concretas ante de lanzarme a seguirlo decididamente con una venda en los ojos. Y lo que es peor: pedirle a mis compatriotas que lo apoyaran ¿Qué diablos era su plan? ¿Qué pensaba hacer? ¿Qué armas secretas poseía para obtener una victoria rápida y contundente  contra el castrismo? ...
 
Nada de eso, me lancé en una carrera desenfrenada secundando su esfuerzo. Era una de las tres personas que hablaba en todos los actos a su favor en California. Fue tan inmensa e intensa mi colaboración que en un acto el maestro de ceremonias llamado Jorge Balmaseda me presentó como “El Cuarto Hombre en el Plan Torriente”. No era cierto, fue una exageración enorme pero no me digné a rechazar ese título inventado e inmerecido.
 
A la hora de realizar un  supuesto reclutamiento para ir a pelear en Cuba me pusieron al frente de ese cometido. No le llamaron “reclutamiento” sino “empadronamiento”. En ese instante yo no sabía, ni me importaba saber, exactamente que conllevaba ese concepto de “empadronamiento”. 

Tampoco averigüe: ¿Qué armamentos, ni qué campamentos, ni “qué nada” iban a tener los patriotas cubanos que yo estaba  “empadronando” para hacer la guerra? Todavía a cada rato me encuentro con cubanos que orgullosamente me enseñan un carné de reclutados firmado por mí  en esa etapa. No sé que decirles. Trato de sonreírme y felicitarlos por haber cumplido con su deber. Que sé yo.
 
Carlos Prío, Andrés Rivero Agüero, Manuel Urrutia, Juanita Castro, se desligaron del Plan, y eso no fue motivo para decepcionarme. Cuando me entraron dudas alguien muy cercano a José Elías me dijo que “El plan era atacar a la Base Naval de Guantánamo como si fuéramos miembros de la tiranía y provocar la respuesta militar norteamericana”. Era algo fantástico y fantasmagórico, pero como yo estaba  DESEOSO DE  SEGUIR CREYENDO EN ALGO, me tragué  ese paquetazo.
 
Un grupo de jóvenes desesperado por la falta de noticias nuevas, y por el silencio del líder y  promotor del  Plan Torriente, nos aparecimos de sorpresa en la residencia del Dr. Héctor Carrió, delegado del Plan de Trabajo para la Liberación de Cuba. Así se llamaba lo que la gente le dio por llamar “Plan Torriente” siempre acorde con la tendencia nuestra al caudillismo y al culto a la personalidad.
 
Estábamos comenzando a despertar de un sueño que se convertiría en una pesadilla y en una gran decepción. Recuerdo que volvimos loco al pobre Carrió- que era, y sigue siendo, un buen hombre- con preguntas para las cuales él no tenía una respuesta adecuada: “¿Vamos a pelear en Cuba, o no?”, “¿Hicimos un reclutamiento por gusto?”, “¿Por qué Torriente no dice ni esta boca es mía, qué esta pasando?” ... Héctor Carrió lucía abrumado y en realidad aceptó que el mismo tenía las mismas interrogantes.
 
De pronto nos levantó la moral que se realizara el ataque al Puerto de Samá, pero fue un acto solitario y volvió de nuevo a cundir el pesimismo. Viendo tranquilamente la televisión en sala de  su casa unos disparos acabaron con la vida de José Elías de la Torriente.Y se acabó lo que se daba. No había ni segundo, ni tercero, y mucho menos un cuarto sustituto.
 
Cundió completamente la decepción, el 90 por ciento de los “Torrientistas” se fue para sus casas y jamás se metieron en más nada, algunos no les he visto más en mi vida. En realidad,  muchos hemos sido víctimas de creer en cantos de sirenas durante este proceso. Y ahí estriba mi recelo.
 
Por lo tanto, yo convierto este escrito en un “Mea Culpa” esperando que sirva de escarmiento en el futuro cercano para los que se desviven en elogios hoy para ídolos de barro  y mañana se retirarán  arrepentidos. Y ojalá algunos sigan mi ejemplo y brinden públicamente un “I'm sorry con excuse me" parecido a este y sigan adelante en esta ardua  y decepcionante lucha.