sábado, 18 de enero de 2014

Paquito D’Rivera: ¿Ir a Cuba, a qué?...

Paquito D’Rivera: ¿Ir a Cuba, a qué?...  
17-01-2014
Paquito D’Rivera: ¿Ir a Cuba, a qué? web/folder.asp?folderID=136
Paquito D’Rivera: ¿Ir a Cuba, a qué?
Paquito D’Rivera: ¿Ir a Cuba, a qué? web/folder.asp?folderID=136
Todo el mundo sabe que en un régimen totalitario como el de Cuba, absolutamente todo es organizado, coordinado y controlado por el Estado, incluyendo, y específicamente las artes.  Por esto cuando hace unos días un colega en Jazz at the Lincoln Center me dijo inocentemente: “Qué bueno que vamos a Cuba por la música no por razones políticas”, yo inmediatamente, en forma firme pero amable le contesté:  Lo siento, pero no hay nada en Cuba que sea un evento apolítico, y tristemente, grandes artistas como mi querido amigo Chucho Valdez no son otra cosa que instrumentos de ese deplorable régimen.
Usted debía preguntarle a Cucho por qué los propios y muchos logros de su propio padre, como los de Cachao, Julio Gutiérrez, Andy García, Celia Cruz y tantos de nosotros, artistas cubanos exiliados, han sido silenciados y prohibidos en los libros oficiales de historia en nuestra propia tierra.  Y aproveche la oportunidad para peguntarle también sobre las Damas de Blanco, el Dr. Elias Biscet –un seguidor del Dr. Martin Luther King Jr.- Orlando Zapata Tamayo, el Dr. Darsy Ferrer, Guillermo Fariñas, Yoani Sánchez, y otros cubanos (la mayoría de ellos negros) que son discriminados, acosados e incluso abandonados a su muerte o que han sido sentenciados a prisión por decir lo que piensan.  Qué hay del encarcelamiento arbitrario del estadounidense Alan P. Gross, por el simple hecho de dar computadoras y teléfonos celulares a ciudadanos “no autorizados”.  Créanme que esto es solo la punta  del témpano de los horrores escondidos detrás de esos publicitados sistemas de educación y salud gratis de Castro.
A estas alturas todo el mundo debe saber que cada actividad en Cuba, está relacionada y conectada a un objetivo político, y que nombres importantes –como Wyton Marsalis o Tania León, por ejemplo- serán usados, sin duda contra nosotros, los que luchamos por un mejor futuro para nuestra gente.
Tres veces he rechazado proposiciones muy jugosas para actuar en China comunista, así como muchos artistas que se negaron a presentarse en la África del Sur racista en el pasado. Yo simplemente me niego a visitar las cajas de prisioneros encarcelados por delitos que no cometieron.  ¿Cómo podría uno sentirse criticando el turismo a Cuba y mandar tarjetas desde la Plaza de Tianamen?
Citando al periodista cubano exiliado Miguel Pérez: “Le digo a mis amigos no cubanos que  yo seguramente tengo mejor razones para querer ir a  la Isla, pero con sarcasmo también explico que he podido controlar la tentación porque sufro de una enfermedad llamada “principios” y que viajar a mi país bajo ese repulsivo régimen del que huí es malo para mi salud.  Hasta que Cuba sea libre no voy a viajar con ellos”.
¡Así que buen viaje!

Paquito D’Rivera

Septiembre 21 de 2010


PUBLICADO EN CUBA DEMOCRACIA Y VIDA