domingo, 26 de enero de 2014

EL DIALOGO DE LA TRAICIÓN A TRAVÉS DE ¿UN PLEBISCITO?

EL DIALOGO DE LA TRAICIÓN A TRAVÉS DE ¿UN PLEBISCITO?

Por Carlos Jaime  Cabrera
NOALDIALOGOCosta Rica- Para los que tenemos sentimientos de nación, no siempre estos vienen acompañados de buenas intenciones que beneficien a la totalidad del pueblo mismo como tal, ni mucho menos como parte de ese pueblo o esa nación que siempre hemos querido como nuestra y que se nos esfuma entre traiciones y malos patriotas que la destruyen.
Los que hacemos esfuerzos desmedidos desde un largo destierro para seguir queriéndola, percibimos la nación que perdimos como algo irreal. Perdemos el rumbo y la sensibilidad hacia ese concepto de patria que jamás debemos olvidar, pues nuestro terruño como madre de identidad propia es la encargada de recordarnos cuál debe ser nuestra conducta al respecto de amar a ese pedazo de tierra que nos vio nacer y que un día perdimos, en el caso nuestro, por obra de la cobardía.
No me voy a extender en asuntos sentimentales, voy al grano : CUBA NO ES UNA NACION EN GUERRA,
CUBA, NUESTRA ISLA BONITA,ES UNA NACION SUMIDA EN UNA DE LAS PEORES DICTADURAS QUE RECUERDE NUESTRA HISTORIA, no existen garantías de ningún tipo, se desgobierna a capricho de una familia encabezada por un asesino senil y maniático, destructor y arrogante y no se le otorga mas derecho a nuestro pueblo que el de la sumisión y la miseria. Viendo esto pedir, como es ahora la moda de la Agenda Anticubana, un plebiscito en tales condiciones de indefensión no es solo una pérdida de tiempo, es además una forma de reconocer, de rodillas, al verdugo otorgándoles el derecho de organizar una figura democrática que jamás respetarán. Es también un pretexto DEL NO HACER en el que está sumido nuestro pueblo a ambos lados de las orillas.
El cacareado diálogo es aún más aberrante, pues invitan los ilusos a negociar con el verdugo cuando por historia sabemos que con asesinos no se tiene nada que hablar, al menos yo no tengo nada que negociar con tiranos de esa calaña.
Son muchos los pretextos que se usan para darles largas a la vida de la tiranía, son muchos los beneficiados que procuran en su cobardía y su traición el mantener un doble rasero con respecto al mal que padecemos y cuando los que nos atrevemos a hablar claro lo hacemos, nos tildan de atacar a Cuba, de traidores y en el peor de los casos hasta de agentes del castrismo. No saben que la traición tiene nombre y apellido, se llama, Diálogo… pero diálogo de la traición a través de un plebiscito.