domingo, 8 de septiembre de 2013

Roberto F. Marrero dueño de Cubana de Televisión culpable de fraude al Medicare



 Por: Ivette Leyva Martínez 

 El empresario Roberto F. Marrero, dueño de la estación de cable Cubana de Televisión en Miami, se declaró culpable de cometer fraude para defalcar al Medicare por más de $15 millones de dólares. Marrero, de 60 años, y su esposa Sandra Fernández Viera, de 49, aceptaron su culpabilidad ante el juez Edwin G Torres durante una audiencia celebrada este jueves en un tribunal federal de Miami. Junto con ellos también se declaró culpable Enrique Rodríguez, de 59 años, quien reclutaba pacientes mediante sobornos para Trust Care, la compañía de servicios de salud y terapia que administró el matrimonio entre el 2007 y el 2010. De acuerdo con la fiscalía, Trust Care, pagó comisiones ilegales y sobornos a los reclutadores de pacientes para obtener beneficiarios de Medicare, y presentó más de $20 millones de dólares en reclamaciones fraudulentas, principalmente por la atención especializada a unos 700 pacientes diabéticos, así como por terapia física y ocupacional que no se realizaba. El programa de Medicare les retornó a Trust Care más de $15 millones en pagos por operaciones fraudulentas. La compañía estaba especializada en la atención médica a domicilio para ancianos en el sur de la Florida. Los tres acusados fueron arrestados a mediados de mayo como parte de una redada nacional que incluyó a 89 acusados por fraude al Medicare en ocho ciudades de Estados Unidos. La sentencia fue fijada para el 12 de noviembre y los acusados enfrentan un máximo de 10 años de cárcel por cometer fraude y cinco años por conspirar para recibir y pagar sobornos relacionados con servicios de salud. Las fraudulentas operaciones financieras habrían sufragado el sueño para establecer una estación televisiva que Marrero promovía como el eslogan de "Algo grande está pasando". Numerosos artistas cubanos trabajaron en Cubana de Televisión, entre ellos Germán Barrios, Mirtha Medina, Alfredito Rodríguez, Fidel Pérez Michel y Rosana Montenegro. Ex empleados de Cubana de Televisión se quejaban de irregularidades en el funcionamiento laboral, pues Marrero cerraba la estación después que terminaba la temporada de impuestos y la reabría al cabo de unos meses. Se pagaba en cheques o efectivo. Marrero viajaba con frecuencia a Cuba y en ocasiones comentó sobre la posibilidad de ir a grabar en la isla, algo que nunca se concretó. El edificio, ubicado en el 2190 SW 8th St, en La Pequeña Habana, permanece cerrado desde mayo. Estomatólogo de profesión, Marrero llegó a Estados Unidos en 1979. Su vocación por el mundo de la actuación y la farándula lo heredó de su padre, Francisco Marrero, un comediante de la televisión cubana que popularizó el personaje de Tinguaro. Antes de convertirse en empresario, actuó en varias telenovelas en español junto a figuras como Andrés García, Lucía Méndez, Adela Noriega y Eduardo Yáñez. Luego comenzó a inmiscuirse como protagonista de las producciones y las series que patrocinaba en Cubana de Televisión. De acuerdo con los documentos presentados en el tribunal, Marrero invirtió el dinero en la construcción de un estudio de televisión en el barrio de Allapatah, y en compras de lujosos vehículos, incluyendo dos Lamborghinis, un Ferrari y un Bentley. Fundada en el 2000, Cubana de Televisión empleó a conocidas figuras del mundo artístico, recreó antiguos espacios de aventuras y dramatizados que tuvieron éxito en años recientes en Cuba, y puso en pantalla otros programas populares de la televisión de la isla.

 Fuente: Café Fuerte