domingo, 22 de septiembre de 2013

Hermano de uno de los pilotos asesinados por MiGs cubanos demanda a los Castro



Nelson Morales, hermano del Pablo Morales, el joven que pertenecia al grupo de Hermanos al Rescate y cuyo avión fue derribado el 24 de febrero de 1996 en aguas internacionales por cazas del gobierno cubano. Roberto Koltun / El Nuevo Herald

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/2013/09/21/v-fullstory/1572894/hermano-de-uno-de-los-pilotos.html#storylink=cpy

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/2013/09/21/v-fullstory/1572894/hermano-de-uno-de-los-pilotos.html#storylink=cpy




Hermano de uno de los pilotos asesinados por MiGs cubanos demanda a los Castro

http://www.elnuevoherald.com 


 JUAN O. TAMAYO JTAMAYO@ELNUEVOHERALD.COM Diecisiete años después de que aviones de guerra MiG cubanos mataran a su hermano y a otros tres hombres del sur de la Florida, Nelson Morales afirma que él todavía quiere que se castigue a las dos personas responsables del acto. “Todavía seguimos buscando justicia para encausar a los dos principales asesinos que existen en este planeta, Fidel Castro Ruz y Raúl Castro Ruz”, dijo Morales, cuyo hermano Pablo murió en el derribo de dos avionetas desarmadas de Hermanos al Rescate. Así que el trabajador de mantenimiento de Miami presentó una demanda legal en la que pide que fiscales federales de EEUU presenten pruebas a un gran jurado especial en el sur de la Florida de que los hermanos Castro son culpables del brutal derribo de 1996. “No sé por qué no lo han hecho antes. No puedo especular. Pero es la acción correcta. Hay que dejar que un gran jurado decida si hay que acusar formalmente a los Castro”, dijo el abogado Juan Zorrilla, quien está encargado de la demanda de Morales. Zorrilla presentó el 1 de julio un writ de mandamus –una solicitud de que una corte obligue a una entidad gubernamental a tomar acción en un asunto público– demandando que la Fiscalía Federal en Miami presente pruebas “que implican a Fidel Castro y Raúl Castro en los asesinatos”. Los fiscales también deben informar al gran jurado especial que este puede empezar una investigación propia, obligar a la Fiscalía Federal a presentar pruebas que impliquen a los Castros y solicitar que se presenten cargos federales contra los hermanos, agregó la demanda. El Fiscal Federal Asistente, Eduardo I. Sánchez, presentó la semana pasada una réplica en la que pide al juez de Corte de Distrito Federal, Federico Moreno, que deseche la demanda debido a que Morales no tiene estatus legal para presentar tal queja. La demanda de Morales tampoco prueba que él haya sido personalmente afectado por la muerte de su hermano, y mostró que no había agotado todos los caminos legales que tiene disponibles para buscar una reparación, agregó Sánchez. Moreno no ha emitido una decisión aun en el caso. Pablo Morales, Carlos Costa, Armando Alejandre y Mario de la Peña murieron el 24 de febrero de 1996 cuando aviones cubanos de combate MiG derribaron dos avionetas monomotores de Hermanos al Rescate (BTTR). Sus cadáveres no se recuperaron nunca. “Me lo mataron, me lo asesinaron, me lo pulverizaron”, dijo Nelson Morales. Cuba afirma que las avionetas de BTTR habían dejado caer anteriormente en 1996 folletos anti-Castro sobre La Habana y que las dos avionetas se derribaron en el espacio aéreo cubano. Una investigación de la rama de la aviación de la ONU concluyó que las avionetas se derribaron en el espacio aéreo internacional y en violación de los procedimientos establecidos. CARGOS DE ASESINATO Fiscales federales en Miami presentaron en agosto del 2003 cargos de asesinato contra el general Rubén Martínez Puente, quien era jefe de la defensa aérea de Cuba en 1996, y los hermanos Lorenzo Alberto y Francisco Pérez Pérez, los pilotos de los dos MiGs. Pero no acusaron formalmente a ninguno de los hermanos Castro. Zorrilla dijo que había estado trabajando durante varios años en la demanda con el respaldo de la Fundación de Rescate Jurídico encabezada por Santiago Alvarez, un urbanizador de Miami y activista anti-Castro encarcelado por 30 meses por un cargo de armas ilegales. El ex fiscal federal Kendall B. Coffey urgió por primera vez hace unos cinco años a los fiscales federales a que presentaran las pruebas contra los hermanos Castro a un gran jurado, dijo Alvarez. “Ellos dijeron ‘volveremos a ustedes’, pero nunca lo hicieron. Nos dimos cuenta que el gobierno nunca iba a facilitar esto”, dijo Alvarez, quien agregó que debía haber alguna forma legal para buscar la reparación. “Si no, esto será una mancha muy grande en la justicia americana”. Zorrilla dijo que la parte más difícil de la demanda era que solo podía presentarse cuando estuviera activo un gran jurado federal especial, que usualmente investiga casos de integridad pública y seguridad nacional. Pero la misma existencia de los grandes jurados es usualmente secreta. Zorrilla eventualmente se dio cuenta que ninguno de tales grandes jurados estaba activo en el sur de la Florida, agregó, aunque la ley estadounidense requiere que siempre haya uno seleccionado en cualquier corte de distrito de más de 4 millones de personas. El distrito del sur de la Florida tiene 6.3 millones de personas. El 10 de mayo de este año se creó un gran jurado especial en el distrito del sur de la Florida, escribió Zorrilla en la demanda. Siete semanas después él presentó la demanda a nombre de Nelson Morales. Pablo Morales tenía 29 años de edad, se graduó de cartografía en Cuba, pero trabajaba como carpintero y chofer de un camión de entregas en Miami, cuando se presentó como voluntario para unirse a los vuelos de BTTR para detectar a los balseros en el Estrecho de la Florida y ayudarlos si lo necesitaban. Nelson Morales, quien tiene actualmente 66 años, y su madre, Eva Barbas Arango, llegaron a Miami desde La Habana poco después del derribo de 1996 con visas humanitarias especiales que les entregó la administración Clinton. Barbas murió a principios de este mes a los 88 años de edad. Los familiares de las otras tres víctimas demandaron a Cuba y recibieron $93 millones de compensación, pero la familia Morales no se pudo unir a la demanda porque Pablo no era ciudadano estadounidense. Ellos rechazaron una oferta de $3 millones por el arreglo, al decir que la familia solo quería justicia. Fidel Castro declaró que asumía “la responsabilidad por lo que ocurrió” en una entrevista de marzo de 1996 con la revista Time. Después de una cirugía de emergencia en el 2006, entregó el poder a su hermano Raúl, quien era Ministro de las Fuerzas Armadas desde comienzos de 1960. CASTRO ORDENA EL DERRIBO En una grabación de voz hecha pública en el 2006 por El Nuevo Herald, se oye cómo Raúl Castro detalla como él planeó y ordenó la operación para derribar las avionetas de BTTR. La grabación de 11:32 minutos se hizo mientras Raúl Castro hablaba extraoficialmente a periodistas de la estatal Radio Rebelde el 21 de junio de 1996 en la ciudad nororiental de Holguín, según los reportes del periódico. Después que El Nuevo Herald hizo pública la grabación, los familiares de las víctimas de BTTR que demandaron a Cuba dijeron que ellos habían entregado la misma grabación al FBI cuatro años antes –junto con un archivo de 400 páginas sobre el derribo que mencionaba repetidamente a la grabación– como parte de su presión para una acusación formal contra Fidel y Raúl Castro. Un portavoz del FBI dijo que ellos nunca recibieron la grabación, según un informe de El Nuevo Herald en ese momento. “Aunque hace 17 años que ellos admitieron haber ordenado los asesinatos de los cuatro hombres de los BTTR, Fidel Castro y Raúl Castro nunca han sido acusados formalmente o encontrados responsables en una corte federal estadounidense por esos crímenes”, dice la demanda de Nelson Morales. Read more here: http://www.elnuevoherald.com