jueves, 29 de agosto de 2013

Obama "se reserva el derecho" de actuar contra Siria sin apoyo de la ONU



El presidente Barack Obama se reserva el derecho de actuar en forma unilateral contra el régimen sirio para castigarlo por el uso de armas químicas, sin esperar la decisión de la ONU o de aliados como Gran Bretaña, dio a entender este jueves la Casa Blanca. El mandatario, que evocó el miércoles una "advertencia" necesaria al gobierno de Bashar al Assad, dará prioridad a los intereses de Estados Unidos para decidir las acciones que tomará, dijo su vocero adjunto, Josh Earnest. "El presidente debe, ante todo, rendir cuentas a los estadounidenses que lo eligieron para protegerlos. Y el presidente está firmemente convencido de que la clave de esta situación son las medidas necesarias para proteger nuestros intereses básicos de seguridad nacional", agregó el vocero. Por su parte, su homóloga del Departamento de Estado, Marie Harf, calificó las consultas internacionales sobre Siria como "extremadamente importantes", pero también advirtió: "Tomamos nuestras decisiones siguiendo nuestra propia agenda". Los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, que tienen derecho a veto, se reunieron este jueves para tratar la crisis provocada por las acusaciones de uso de armas químicas en Siria, pero no lograron avanzar, indicaron diplomáticos. "No hubo convergencia de puntos de vista" entre Moscú y los tres países (Estados Unidos, Francia y Reino Unido) que se preparan para una eventual operación militar, explica un diplomático cubierto por el anonimato. "Los rusos expusieron su punto de vista, que no ha cambiado", y no se fijó ninguna fecha para una nueva reunión. Los expertos de la ONU en armas químicas recogieron "cantidad" de elementos en Siria y darán un primer "informe oral" al secretario general, Ban Ki-moon, apenas regresen, pero las conclusiones finales deberán esperar los análisis, que se realizarán en Europa, informó un vocero este jueves. El Parlamento británico rechazó, este jueves, una moción del gobierno del conservador David Cameron que abría el camino a la intervención militar en Siria. "Está claro que el Parlamento británico no quiere una acción militar británica", dijo Cameron tras la votación. "Tomo nota y el Gobierno actuará en consecuencia", añadió. Por otro lado, los servicios secretos estadounidenses trabajan en un informe que podrá ser publicado el jueves y que, según fuentes oficiales, no dejará lugar a dudas sobre la utilización de armas químicas contra civiles por parte del régimen de Al Assad. El presidente Obama, que criticó enérgicamente la intervención en Irak, piensa que la situación en Siria representa una amenaza para la seguridad nacional porque atenta contra los intereses de sus aliados regionales. Los colaboradores del presidente demócrata insisten en que se trata de una acción punitiva "limitada" contra Siria y rechazan comparaciones con la invasión de Irak y los desacreditados informes sobre las armas de destrucción masiva que se atribuían a Sadam Hussein. El analista Anthony Cordesman, del Centro Internacional de Estudios Estratégicos, calificó el informe de los servicios secretos como "el documento más importante en una década". Sobre el paralelo con Irak, Cordesman asegura que en ese país "se esperaba una afirmación de la comunidad de inteligencia para saber (si las armas) habían existido alguna vez. Aquí hay dos niveles categóricamente diferentes de asesoramiento". Mientras tanto, no se espera que el Congreso, en pleno receso, abra un debate sobre una posible intervención en Siria como está sucediendo en Gran Bretaña. La Casa Blanca considera que su intervención de carácter "limitado" no hace necesaria la aprobación del Congreso para confirmar su poder constitucional de autorizar una declaración de guerra.





Y POR SI FUERA POCO: Irán: "Si atacan Siria, Israel será incendiado"








Los diarios israelíes, como el Maariv, se hicieron eco de las declaraciones del militar persa difundidas por el portal árabe Alboava. "Estados Unidos cometió un gran error al haber decidido intervenir y atacar países musulmanes", advirtió. Y agregó, aún más desafiante: "Si Siria es atacada, el fuego también llegará a los sionistas". El titular del Parlamento iraní, Ali Larijani, hizo declaraciones en la misma línea y recordó que "Israel sufrirá las consecuencias de las represalias militares a Siria". El martes 27 de agosto, fue el ministro de Defensa iraní, Hosein Dehqan, quien comenzó con el raid amenazante y aseguró que una acción militar de los occidentales contra Siria amenazaría la estabilidad y la seguridad en la región. "En caso de acción militar contra Siria, la seguridad y la estabilidad de la región se verían amenazadas", dijo el general Dehwan, cuyo país es el principal aliado regional del presidente sirio, Bashar Al Assad, según la agencia de noticias oficial IRNA. Además, el parlamentario dijo que el ataque a Siria es ilegal según el derecho internacional. "Occidente puede comenzar una acción militar en Siria pero no tiene la capacidad para terminarlo", dijo el funcionario de Gobierno. Los Estados Unidos están listos para un "ataque quirúrgico" contra el régimen sirio de Bashar Al Assad. Washington ha movilizado el portaaviones Harry S. Truman, seis destructores, dos cruceros y, al menos, un submarino, todos ellos con capacidad para lanzar misiles guiados Tomahawk, que serán claves en la operación. La semana pasada, la US Navy dio la orden a la Sexta Flota, con base en Nápoles (Italia), de desplegar hacia Oriente próximo a los destructores Maha, Gravely, Barry y Ramage. El Reino Unido, principal aliado de los EEUU en la operación, ha confirmado el envío de seis cazabombarderos Typhoon a su base de Chipre, aunque por el momento será sólo "por precaución", según informó el ministro de Defensa, Philip Hammond. Los aviones no tomarán parte en ninguna operación armada, precisó el funcionario horas antes de que el Parlamento se pronuncie sobre una propuesta del Gobierno para responder al ataque con armas químicas ocurrido cerca de Damasco, el 21 de agosto. Francia, en tanto, ha decidido enviar hacia el Mediterráneo oriental una de sus fragatas más modernas, la Chevalier Paul, según informa Le Point. Según líderes de la oposición en Damasco, el uso de armas químicas contra civiles dejó alrededor de 1.300 muertos el pasado 21 de agosto.