miércoles, 28 de agosto de 2013

EL LARGO ETCÉTERA DEL AJUSTE CUBANO



Por Andrés Pascual

 El nombre conque el propio tirano llamó a los elementos que “emigraron” de Cuba, muchos desde los 60’s, después del “diálogo” de 1978, “comunidad cubana en el exterior”, es el sello oficial, casi militante, con que la dictadura reconoce, evitando agresivos epítetos como “gusanos”, el enorme servicio que le prestan como contribuyentes a la violación del embargo de forma legal. Para la mayoría del pueblo de Cuba, desde 1979, sencillamente la “comunidá”. La relación Castro-comunidad es rara, más parecida a la que establece el chulo con su prostituta, porque los maltratan, los humillan, los extorsionan, incluso la terminal de desembarque en Boyeros no es la misma que utilizan los extranjeros (que, entre todos, no le dejan ni la mitad de lo que solo 100“emigrados” en cada vuelo) y, a pesar del desprecio oficial practicado con el mal trato, le entregan, más que los dólares, la vida y el alma; no importa que cuando regresen le cuenten airados que “una negra policía me hizo esto o aquello”: me tumbó 100 dólares, 4 productos faciales, un bloomers y dos medicinas; no es suficiente, en Miami o en cualquier otra ciudad americana, estarán en zafarrancho de combate permanente contra el decoro y la razón; contra su propia protección financiera incluso, dejando cuanto mensaje obsceno puedan, lo mismo en Internet que en un programa de radio contra los que promuevan la regulación al relajo que existe con lo de los viajes y las remesas a Cuba. Hace algún tiempo, Alberto Muller escribió para el Diario las Américas que “el cubano es más proamericano hoy”, porque una encuesta de Veritas dentro de Cuba, basada en que Obama era más popular que Fidel y que Raúl, lo reflejó, sí, Obama es muy popular porque el pueblo de Cuba intuyó, antes de que saliera presidente, que “el conversador” podía ser capaz de “arreglarles” lo de los viajes y las remesas. Una gran parte del pueblo cubano de hoy quiere relaciones plenas sin que la dictadura conceda nada, eso no les importa; es patrimonio de la intransigente mafia de Miami, que tiene como uno de sus líderes a Luis Posada Carriles; serían perfectas si se queda la tiranía “noble, humana y que da todo lo que no es de ellos…gratis” mandando el juego; tal vez crean que, con los nombres de siempre al frente de un gobierno “cambiado”, se suaviza el impacto o disminuye el terror que provoca el nombre de “capitalismo”, con su horrible variante de “trabajas o mueres” sin posibilidades de robar. Tres negros fusilados por intentar escapar, otro muerto en huelga de hambre (solo menciono algo de lo reciente, de lo que le pertenece a esta generación) ¿A quién le interesa? Porque es lo que parece y, a la “comunidad”, nadie la conoce como exigente de la radicalización patriótica que deponga totalmente a la horda con la cuota de “justicia” que debe contener… Estos de aquí, que hablan así, que actúan así, que piensan así ¿Serán los mismos que la mayoría que queda allá? Eso parece, porque, cada vez que llega alguno, es una copia al papel carbón del anterior, por lo menos en el 98 % de los casos. Un sobrino de 12 años de mi esposa pasa dos meses de vacaciones en Cuba: “Ay chico, allí puede jugar en la calle hasta cualquier hora…” Un tipo que vino como parte del grupo que desvió un avión hace 19 años, que fueron muy publicitados por radio, televisión, prensa y el propio Jorge Más Canosa, viajaba a celebrar bodas de familias, los 15 de su hija y, si no ha continuado con más de 20 “giras” anuales, fue porque lo incluyeron en un grupo que se dedicaba a la pornografía fílmica. Un matrimonio de 2 años aquí, con una hija de 29, que tienen 5 trabajos entre los tres, le pidió tetraciclina a mi esposa para una infección molar de la muchacha; porque, “figúrate, no tenemos seguro”, pero la próxima semana van 21 días para allá sin contar lo que mandan. Son detallitos, posibles porque un exilio de las décadas pioneras (60’s, 70’s) no solo aceptaron hasta discriminación, con total escasez de todo lo que hoy le regalan a los recién llegados, sino que debían salir a otro país a esperar la autorización de entrada legal a Estados Unidos. Porque el Ajuste Cubano, el tremendísimo arma de Castro contra los Estados Unidos, apareció con Johnson a mediados de los 60’s y eso a nadie de los de hoy les importa. Pero la 207, visa oficial de refugiado político, se le comenzó a dar a los cubanos para los presos y ex presos, sí, PRESOS Y EX PRESOS, después de 1978, hoy se la ofrecen a todos y la rechazan por el Ajuste, porque, “muchacho, si cojo esa no puedo ir a Cuba”. Los venezolanos, que ni en sueños y a pesar de Chávez se pueden comparar con los cubanos en la magnitud de la tragedia; alentados (tal vez envalentonados, airados y con razón) por el caso de la “nueva ola de emigrantes económicos desde Cuba”, pues piden por miles el asilo como si fuera café con leche en cualquier cafetería de Weston o de El Doral, sin haber estado ni detenidos en una estación de policía. Ningún cubano de los 60s, 70’s o los 80’s pudo sacar nada de su propiedad ni mantener su casa en la Isla, hoy viajan con decenas de dólares hacia acá y no pierden ni su casa ni, parece, la militancia de la UJC o del PCC. Los venezolanos tampoco y ahí está el detalle. Sería bueno, aunque poco posible, una vez que depende del tirano que, hace 30 años, decía que “quien se vaya solo puede entrar aquí con las armas en la mano”, impedir todo tipo de comunicación con Cuba como se produce hoy, regresar a los patrones de los 60’s y los 70’s, cuando cero viajes y un paquete de 20 libras viajaba el mundo durante un año y medio y se lo entregaban en el correo, luego de que le robaran 18, sin derecho a chistar; u otro de medicinas que, como sucedía con una carta cualquiera, se lo entregaban en Cuba y Chacón con un pomo de mercuro cromo de la cosecha de ellos y el resto decomisado porque “lo tenemos en existencia”; la carta, con demora de un año y dos meses, abierta y si llegaba, ni hablar de la comunicación telefónica. Si esto pudiera ser posible ni vendrían más y, con seguridad, regresaban el 99 %. Ya se sabe que Miami está infectada de hijos de dirigentes activos, incluso de “altos”, pero, yo quisiera saber si tienen la misma respuesta que cualquier otro “emigrado” bastante normal para justificar su ingreso en “la comunidad”, si pueden hacerlo con “allá no había nada que comer o estaba perseguido”, lo otro que necesito que me explique alguien, ¿Cómo y en qué cantidad envían las remesas? ¿En qué consisten? y, de importancia capital ¿Viajan humanitariamente a ver a Ramiro, a Eusebio Leal…? Después de esto, dígame si es posible que, moralmente, alguien ajeno a los castrocomunistas tenga un quinto de razón para mantener el Ajuste Cubano. 
 LAS FOTOS DE "LAS PERLAS" 

EN ESTE LINK:

 http://habana-elportaldemanuel.blogspot.de/2013/08/el-largo-etcetera-del-ajuste-cubano.html