domingo, 7 de julio de 2013

‘Los Olvidados’.Por Zoé Valdés




Perdonen que utilice como referencia el título de la película de Luis Buñuel: Los Olvidados, pero no encontré un título mejor. Todo un título para preguntar si todavía alguien, algún cubano con vergüenza, algún disidente en su nebuloso peregrinar alrededor del planeta, se acuerda de Sonia Garro Alfonso y de Ramón Alejandro Muñoz, presos políticos todavía no enjuiciados (que sepa yo) desde marzo del año 2012, cuando el Papa Benedicto XVI viajó a Cuba. Pero para hablar con toda franqueza, ni Sonia Garro Alfonso ni Ramón Alejandro Muñoz han tenido nunca tanto apoyo -quizás por ser negros- que otro del que incluso también se han olvidado blogueros y disidentes de nuevo diseño, y me refiero a Ángel Santiesteban, acerca del cual ya no se oye ni esta uña es mía. ¿Estará todavía Ángel Santiesteban preso, lo estuvo alguna vez, o formó o forma parte de la tramoya raulista? Nada, no sabemos nada, porque tampoco nadie envía ya informes desde las cárceles, ni el mismo Santiesteban escribe ya con la asiduidad que lo hacía al inicio de ser encarcelado, ni siquiera desde el exilio se ha perseverado en el contacto con familiares y amigos. Entonces, ¿cómo se explica esto? ¿Por qué inclusive resulta hasta normal que nadie exija una explicación? De las ayudas que se han ido enviando poco se sabe. Yo misma envié una consistente suma para el juicio de Sonia Garro Alfonso y Alejandro Muñoz a la abogada Laritza Diversent quien nunca me ha escrito personalmente, no sea ya para agradecer sino para informar en qué estado se encuentra la programación de la agenda del proceso en justicia de Garro y Muñoz. De lo que se pretendía hacer con esa ayuda en metálico me fue informado en su momento por el periodista Iván García; después no he sabido nada más. Iván García tampoco está en la obligación, bastante bien se ha portado. Leo que otro escritor decidió dar el fruto de sus ventas en concepto de derechos de autor en apoyo a Ángel Santiesteban, se trata de Daniel Morales, podrán verlo en Neo Club Press. Supongo que al igual que yo Daniel Morales no recibe grants ni ninguna ayuda por estos menesteres de ayudar a la disidencia en las cárceles castristas, de modo que, pasado un cierto tiempo, al menos “un respetico, que es muy bonito”, como explicación, se nos debiera. Al menos a mí, como nadie me regala el fruto de mi trabajo, me agrada comprobar que para lo que lo he empleado ha sido útil, sobre todo cuando no lo empleo en lo personal: vida, proyectos, familia. Todavía no he oído los nombres de estos presos políticos en ningún foro de esos de veraneo muelero que se celebran en estos días en una que otra capital europea costeados (¡cómo que no!) por los impuestos ciudadanos de los que vivimos y pagamos impuestos en Europa. ¿Qué ha ocurrido entonces con los presos políticos cubanos? ¿Pasaron de moda o qué recórcholis sucede con ellos?

Zoé Valdés.


Nota mia muy particular:
En un reportaje realizado por el canal de TV frances "ARTE", Laritza Diversen abogada cubana mostraba su trabajo en Cuba y explicaba que a ningun abogado disidente/opositor se le permitia asumir la defensa de pressos politicos en Cuba.

Jorge Luis Llanes Naranjo