domingo, 19 de mayo de 2013

Mis Historias personales de desastres y tropelajes de Cubana de Aviación (I)




A propósito del aterrizaje de emergencia de un Cubana en Santiago de Cuba, según un reporte exclusivo de Diario de Cuba, son muchos las historias que guardo en mi memoria periodística sobre los percances y errores de la línea de bandera de la isla, durante mis años de servicio como periodista en la TV Cubana. Muchos de los detalles nunca pudieron publicarse por razones obvias, pero aquí están algunas de estas historias: Una noche alrededor de las 7 pm y a punto de marcharme para mi casa, llamaron de la jefatura de noticias de la TV Cubana, para informar que había que salir con un camarógrafo y chofer para el Aeropuerto José Martí, pues un Cubana procedente de México había perdido parte de los neumáticos en el rodaje para el despegue. Los chequeadores de pista habían detectado restos de las capas de las gomas del Cubana de Aviación. De inmediato se armó un equipo de TV (me reservo los nombres para protegerlos de represalias en La Habana) y nos fuimos para el aeropuerto. En la pista todo estaba listo para estas situaciones de emergencia. Parecía una película norteamericana. Muchos carros bomberos, decenas de ambulancias y personal paramédicos. De pronto a lo lejos se vieron las luces del Cubana procedente de México con alguna rueda en mal estado o simplemente, sin alguna de ellas. El camarógrafo, y el resto del equipo nos colocamos en una posición ideal para grabar el instante cuando el tren de aterrizaje hiciera contacto con la pista. ¡Así fue! Aterrizó, corrió bien por la pista, bajó totalmente la velocidad, y se detuvo tranquilo, sin necesidad de aplicar medidas de salvamento. Pero lo mejor estaba por llegar. Cuando nos acercamos hasta el avión, y mientras el cámara grababa darnos cuenta de que ese avión con decenas de pasajeros volaba con Gomas Recapadas o Recauchadas. No lo podíamos creer que Cuba ponía en peligro a sus pilotos y en especial a los pasajeros, volando con gomas restauradas tomando en cuenta el nivel de fricción y de alta temperatura que se alcanza en las maniobras de despegue y aterrizaje. ¡Pero aún faltaba más! Cuando habíamos terminado de grabar el video del avión y sus gomas recapadas, apareció el entonces presidente del Instituto de Aeronáutica Civil de Cuba, acompañado por el director del aeropuerto de La Habana y un agente de la seguridad para quitarnos el cassette de video. Parecía que todo se iba a complicar, pero comenzó a calmarse cuando le dijimos que nadie nos podría quitar el cassette, pues ese era nuestro trabajo. Todo el equipo estuvo de acuerdo. Aún recuerdo que nos movimos hacia atrás unos pasos esperando una agresión, pero se aconsejaron, se marcharon, mientras ordenaban al de la Seguridad que nos sacara del aeropuerto. Finalmente, llegamos a la TV Cubana, consultamos sobre cuántos minutos de video al aire en el resumen de la noche. La respuesta fue: “Esa noticia no ayuda a la Revolución” En resumen, nunca se publicó. Hay más historias sobre los desastres de Cubana de Aviación. Se los contaré en los próximos días. del Blog Universo Increible