domingo, 5 de mayo de 2013

FBI: 2 millones por Joanne Chesimard escondida en La Habana




El FBI y la policía de New Jersey aumentaron la recompensa por Joanne Chesimard, quien lleva más de 40 años fugitiva de la justicia estadounidense. Chesimard estaba cumpliendo una sentencia de cadena perpetua por matar a un policía del estado de New Jersey en 1973, cuando escapó de la prisión. Tras esconderse en una casa de seguridad de Nueva Jersey la asesina logró huir en 1979 a Cuba, donde ha vivido durante décadas bajo el nombre de Assata Shakur. “Joanne Chesimard es una terrorista doméstica. Ella es absolutamente una amenaza para Estados Unidos”, dijo Aaron T. Ford, agente especial a cargo de la división del FBI en Newark, en una conferencia de prensa en la sede de esa entidad federal. En Cuba, Chesimard ha continuado su apoyo a las posiciones antiestadounidenses en discursos en los que defiende la “revolución y el terrorismo” además de que podría tener vínculos con otras organizaciones terroristas internacionales, indicó Ford. Chesimard, miembro del Ejército de Liberación Negro radical, disparó y mató, estilo ejecución, al patrullero estatal Werner Foerster el 2 de mayo de 1973, tras haber sido detenida en una autopista de Nueva Jersey. Chesimard, quien tenía 26 años cuando cometió el crimen, ya era conocida por el FBI por su participación en el movimiento Pantera Negra. Ella se cambió el nombre por el de Shakur y fue líder del Ejército de Liberación Negro – una de las más violentas organizaciones negras de la década de 1970. La policía la buscaba en relación con una serie de delitos, entre ellos robos a bancos en Nueva York. Chesimard se convierte en la primera mujer en ingresar al listado de los terroristas más buscados por el FBI. Chesimard vive en Cuba bajo el alias Assata Shakur, según ha confirmado el FBI. Un número indeterminado de estadounidenses perseguidos por las autoridades de su país viven refugiados en la isla. “Ella continua alardeando que está libre a pesar de este terrible crimen”, dijo en la conferencia de prensa el jefe de la policía estatal de New Jersey, el coronel Rick Fuentes. El oficial describió el caso como “una herida abierta” para los policías estatales en Nueva Jersey y en todo el país. Se insta a cualquier persona con información sobre este caso que notifique a las autoridades al 1-800-CALL-FBI.

Cubanet.