domingo, 19 de mayo de 2013

El hábito no hace al monje, ni el lenguaje al opositor político



El hábito no hace al monje, ni el lenguaje al opositor político

Por: Ángel Calzadilla

Descarto de manera conceptual que el señor Coco F (Guillermo Fariñas) sea un opositor sin máculas como se dijo alguno antes por ahí. Coco F es un elemento absolutamente discordante como lo sería una nota fuera de tono en medio de una ejecución musical. Baste señalar que no cualquiera llega a ostentar el grado de Coronel en una dictadura militar a diferencia de cualquier otra nación libre y democrática , donde la ruindad y la exacerbación del sometimiento son las claves para escalar posiciones , con la particularidad de que hay que llevarse por delante a mas de unos cuantos para hacer carrera. En el mundillo militar cubano ya de hecho eso lo consagra entre los pilares del régimen castrista aunque no se encuentre entre los de mas alto rango. Llegar a ser Coronel en la isla comunista se logra concienzudamente con todo lo que representa la interiorización de su causa y efecto y no por la inercia del acto de convertirse en pionerito porque venga una maestra que te anude la pañoleta al cuello ante la imagen inocente de un diminuto educando o de el que se inscribe como miembro del Comité de Defensa de la Revolución para no ser señalado socialmente y poder continuar una vida aparentemente normal y escapar subrepticiamente con toda la gama posible de los mas impensados subterfugios. Coco F lleva encima y por dentro todo ese lastre castrocomunista del cual no puede ser excomulgado aunque diga lo que diga, porque su lenguaje sigue siendo el mismo que aprendió y el que le siguen imponiendo los instructores del buró politico de La Habana. Resultó extremadamente chocante en este exilio que el lenguaje usado por el disidente en sus comparecencias no pudo ser mas limitado, oficilista, marxista y proletario que a todas luces no puede salir responsablemente de un individuo que se precie de ser psicólogo e intelectual y que abogue por la libertad de un pueblo oprimido precisamente por una dictadura clásicamente comunista. Se es una cosa, o se es lo opuesto. No pueden existir términos medios cuando se combate una férrea dictadura porque se corre el riesgo de alimentar la duda, mucho mas cuando ya existe todo un legado de luchas anticastristas desde los primeros días de 1959, con incalculable numero de victimas al peor estilo nazifascista. Coco F dejo la impresión de que está definitivamente colaborando con el castrismo porque a estas alturas sus argumentos apuntan a meros sofismas que no proceden con la necesidad que a gritos de libertad pide el Tiempo mismo ante la imagen de una Patria que se desangra en el dolor y la imposibilidad. Coco F es un enajenante diseño contemplado a sufragarle a Fidel Castro su indomable capricho de nunca perder ante los ojos del Mundo. El dictador supo que los 75 de la Primavera Negra en algún momento les iba a pesar y por eso decidió sopesar la posibilidad de liberarlos a cuentagotas sin tener que doblegarse a los pedidos de súbditos extraterritoriales. Para ello Coco F fue su principal pieza según nos parece , un psicólogo coronel y periodista venido a menos y que aun le sigue sirviendo por las décadas de las décadas, amen.

Publicado por Maura Barrabi

  del excelente Blog:El Portal de Manuel