jueves, 16 de agosto de 2012

Por qué no firmo, Luis Cino.COMO NOS GUSTARIA LEER COSAS ASI DE OTROS OPOSITORES DE CUBA!!!





Por qué no firmo, Luis Cino



Confieso que cuando leí el “Llamamiento urgente por una Cuba mejor y posible” estuve tentado a firmarlo. Aunque nadie me invitó. Supongo no sea necesario. Hacer un país mejor debe ser tarea de todos. Pero cuando lo leí por segunda vez, ya no estuve tan seguro de querer poner mi firma. No tengo dudas de que sus redactores y la mayoría de los firmantes están animados de las mejores intenciones, pero el documento me pareció flojito, falto de sal, más reformista que rebelde. Muy poco para esta hora. Ya no se trata de sortear el abismo, sino de ver cómo salimos de él, porque hace rato que caímos, aunque muchos prefieran hacerse los despistados. O firmar o decir cualquier cosa por no quedarse fuera del ajo. Hay muchas firmas de personas que uno admira. Pero también está la de Carlos Saladrigas. Y no puedo evitar que me dé mala espina cualquier cosa que tenga que ver con ese mercachifle oportunista y conciliatorio, más interesado en los negocios que en las libertades. No es que nos deleitemos en "la volupptuosidad del callejón sin salida" que dijera Emile Cioran, sino que es la dura realidad. Es perder el tiempo mendigar reformas y permisos de esto y de lo otro a los que no dan la menor señal de dar su brazo a torcer. Y menos de escuchar a la disidencia. El régimen ha vuelto a reiterar su disposición a dialogar –en igualdad de condiciones- con los Estados Unidos pero no con los cubanos. Hasta la libertad de prensa está dispuesta a discutirla, pero con los yanquis, no con los periodistas de la UPEC, tan obedientes como son. Capaz que la reforma de su aberrada política migratoria pretendan discutirla un día de estos con la Migra o la mismísima Mrs. Hillary Clinton, en Washington o en El Paso, Texas. Entonces, ¿vale la pena insistir en susurrarles que queremos dialogar a los que no nos escuchan ni aunque gritemos? Puede que sí. Principalmente, sería bueno que lo firmen muchos personajes, acurrucados en nichos oficialistas, y que no acaban de vencer el temor de dar la cara para exigir sus derechos y sus libertades. Los demás, hace mucho que salimos al limpio, sin peto y sin guantes. Pudiese firmar este documento, otro más. Pero ya estoy cansado de tanto firmar. Lo cual no quiere decir de ninguna manera que critique a los firmantes. Todo lo contrario. Jamás me contaré en el bando de los come-candela. Repito, si casi que lo firmo…Pero no... Ojala este llamamiento funcione...Que más quisiéramos todos. Quiero decir, todos los que de verdad queremos una Cuba mejor. Sin poses, dobles discursos ni trucos. De cualquier modo, y por si acaso, que me avisen cuando la dictadura esté dispuesta a dialogar, no con los yanquis, sino con el pueblo cubano.

luicino2012@gmail.com