martes, 2 de agosto de 2011

Completamente de acuerdo con Aldo Rosado y Nuevo Acción




Por Aldo Rosado-Tuero-Director de Nuevo Acción.

"La verdad de la verdad / y la verdad verdadera / y la verdad como un templo / son verdades como fieras"

Muchos lectores nos preguntan ¿Por qué Nuevo Acción, que hasta hace poco dedicaba una gran parte de su contenido a reportar las noticias de las actividades de la disidencia y la oposición, que llegaban desde Cuba, ha cambiado de forma tal que ya casi no publica nada sobre las actividades de los grupos "opositores"?

La respuesta es sencilla: Nos negamos a seguir siendo cómplices de "la gran comedia nacional" o la obra de teatro montada cuidadosamente por una gran mayoría de los grupos "opositores" para mantener al exilio preocupado por la suerte de los opositores cubanos bajo la impresión que se está llevando a cabo una tremenda labor opositora.

Y es que han perfeccionado tanto ese montaje escénico y se ha regado tanto el truco, que me atrevería a asegurar que posiblemente solo el 2 % de los opositores no pertenecen a esa gran compañía teatral que tan buenos dividendos logra, montando escenas de "enérgicas protestas", pero dentro de sus casas, acompañados por 4 gatos--y casi siempre son los mismos actores, en distintas obras de diferentes "productores"--haciendo la señal de la V y la L con los dedos de las manos.

Me niego terminantemente a publicar "manifestaciones" y "protestas" callejeras, tan ridículas y falsas que resultan risibles: Cinco personas caminando por una calle solitaria, dos de ellos con los brazos cruzados, sin telas, pancarta o carteles; o una fotografía tomada al amanecer, cuando el barrio entero duerme, con los mismos actores que lo mismo posan para el Movimiento X, que para el partido B, o el C el Frente X, en el portal de una casa, y la titulan una protesta callejera.

Y que decir de las reuniones debajo de una arboleda o dentro de un platanal. Hay veces que llego a pensar cuanto se reirán de nosotros mientras se toman las fotos. Hay quienes han llegado a enviar fotos de un cumpleaños, con fotos, velitas, globos y niños acompañados por sus familiares adultos y cuentan en sus "reportajes" que fue una reunión subversiva para realizar X o Z actividad.

Si algún lector cree que exagero, le recomiendo que de ahora en adelante, mire las fotos con ojo crítico y se dará cuenta de todo lo que he escrito, y que le ponga atención a las caras y vea cuantos aparecen en las "obras teatrales" de distintos patrocinadores.

Ah, y me olvidaba, a veces usan la misma foto pegada al lado de la otra, para que aparezcan el doble de los asistentes.

Por mucho tiempo abrí con la mejor buena fe del mundo las páginas de este diario digital a tales "actividades" con la esperanza de que fuera el comienzo de una incipiente rebeldía, pero los años han pasado y han transformado la iniciativa en un lucrativo negocio, con una magnífica puesta en escena, que les redunda en buenos dólares y remesas de medicinas, efectos de aseo y alimentos, que los mantienen viviendo a un nivel superior al de los cubanos de a pie, sin tener que trabajar, mientras le hacen las mismas peticiones a varios benefactores distintos, asegurándole a cada uno de esos benefactores que "ustedes son nuestro único sostén". Son muchos, pero muchos, a los que hemos conocido en su verdadera naturaleza cuando hemos intercambiado información con otros que se dedican como nosotros a ayudar a la oposición. Da asco constatar esta decepcionante realidad.

A través de Nueva Esperanza hemos venido enviando dinero, medicinas, alimentos, teléfonos móviles, memorias de computadoras, grabadoras digitales, computadoras, impresoras, y otros muchos etcs, por valor de varios miles de dólares a supuestos opositores, para, en la mayoría de los casos, comprobar todo esto que he escrito más arriba. Tengo las pruebas de todo lo que digo.

Resulta doloroso tener que escribir sobre esto, pero hay que ponerle coto al gran teatro que mantiene engañado a tanto buen cubano, y que evita que muchos recursos puedan llegar a la pequeña minoría que está haciendo oposición de verdad.